Se congeló la negociación entre Gobierno y Banco Hipotecario

Se hablaba de créditos con plata de la ANSeS para la vivienda. Puja por el control del banco.
Lo que parecía una negociación encaminada se frenó de golpe. Fuentes oficiales y del Banco Hipotecario confirmaron ayer a Clarín que los préstamos que el Gobierno planeaba otorgar a través de la entidad con fondos de la ANSeS habrían quedado para después de las elecciones.

Ya hace un mes y medio que no hay reuniones entre las autoridades del banco, presidido desde hace poco por Eduardo Elsztain, y la contraparte oficial, Amado Boudou. La negociación tenía un aspecto común con otras que encaró el Gobierno y consistía en una mayor presencia estatal, de acuerdo con algunos, o en la estatización de la entidad, según arriesgaron otros. Y aunque en la Casa Rosada minimizaron esa última hipótesis, trascendió que el secretario Legal, Carlos Zanini trabajó en un proyecto.

Al principio, la iniciativa, imaginada para la clase media en estos tiempos electorales, era coordinada el jefe de Gabinete, Sergio Massa, de tono más apacible en las conversaciones con los privados. Pero después o se corrió o lo desplazaron, e intervino Boudou.

Hasta que todo se apagó, se había avanzado en la idea de que la ANSeS inyectara en el Hipotecario fondos para un fideicomiso de entre 1.000 y 2.000 millones de pesos. Ese dinero se volcaría a nuevos créditos en pesos, a 20 años y con una tasa fija del 12% anual, con un tope de $ 300.000 para la vivienda familiar. Incluso se llegó a pensar en un plazo fijo de la ANSeS renovable a 15 años de manera de sostener la línea de préstamos.

Desde que el Hipotecario se privatizó, en 1997, Eduardo Elsztain -cabeza del grupo Irsa, dueño de la mayoría de los shoppings, los edificios porteños más emblemáticos y 450.000 hectáreas de las mejores tierras- posee el 35,5% de las acciones y el timón de la entidad. El banco lidera en su segmento, con 300.000 préstamos otorgados.

El Estado, si se cuenta el 10% de los trabajadores, suma el 64,46% del paquete y contabiliza cuatro directores: dos en representación del Ministerio de Economía, uno más en nombre de los empleados y otro por la Cámara de la Construcción. Hasta ahora, los directores del Estado han interferido poco. De hecho, se cubrió una posición vacante durante años el último enero, cuando nombró a Diego Bossio, de 29 años, que se desempeñaba en el entorno del gobernador mendocino Celso Jaque.

Ayer en el Hipotecario no querían hacer olas. Después de todo, sus deudores no registran mora y aseguran estar sólidos luego de cancelar una serie de préstamos garantizados con el Deustche Bank.

Comentá la nota