Congelan la asistencia financiera del exterior

El Banco Mundial y el BID suspendieron millonarios programas destinados a Honduras
WASHINGTON (AP).- Al explícito aislamiento político de Honduras se sumó ayer la amenaza de asfixia financiera internacional cuando el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) anunciaron la suspensión de sus operaciones con el país centroamericano a causa de la crisis política tras la destitución del presidente Manuel Zelaya.

El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, dijo que la institución tenía una cartera de unos 200 millones de dólares con Honduras, que "ha quedado congelada" por el momento y hasta que se aclare la situación política en el país centroamericano.

Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial, por su parte, anunció que esa institución inició "una pausa en los desembolsos" de los proyectos por desarrollar.

El BM desarrolla con Honduras 16 proyectos por unos 400 millones de dólares, de los cuales faltaban desembolsar 270 millones.

Honduras enfrentaría también la suspensión de toda ayuda norteamericana, como la Cuenta del Milenio, si el Departamento de Estado calificara de "golpe" el derrocamiento de Zelaya. El presidente Barack Obama dijo que la destitución del presidente Manuel Zelaya "no fue legal", aunque no utilizó el término "golpe".

En la Cuenta del Milenio el país tiene un programa de 215 millones de dólares que ha estado recibiendo desde 2005, a cambio de una serie de pasos u objetivos considerados propios de un buen gobierno.

En este contexto adverso para Tegucigalpa, los países vecinos de Honduras comenzaron ayer la suspensión del comercio por 48 horas para exigir la restitución Zelaya, pese al llamado de los sectores empresariales a rectificar la decisión.

La medida fue acordada por los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega; El Salvador, Mauricio Funes, y Guatemala, Alvaro Colom, durante la cumbre del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) anteayer en Managua y a la que asistió Zelaya.

Sin embargo, los titulares de las cámaras de comercio de El Salvador, Costa Rica y Honduras protestaron por la iniciativa al considerar que la restricción del comercio no sólo afectará a Honduras, sino a todos los países de la región.

Estados Unidos, la Unión Europea y todos los países latinoamericanos cerraron filas en torno de la restitución de Zelaya luego de que el mandatario fuera depuesto por militares y llevado por la fuerza a Costa Rica el domingo pasado.

Comentá la nota