"No hay que confundir libertad con libertinaje"

"No hay que confundir libertad con libertinaje"
El gobernador de San Juan justifica el despeje de las rutas cortadas, porque "en otros países civilizados esto se ha ordenado". Dice que las cuentas de su provincia están ordenadas, a pesar de la crisis presupuestaria. Y reivindica la explotación minera sanjuanina.
¿Cuál es su posición con respecto a los cortes de ruta?

–Es un momento en donde el abuso de las libertades de unos perjudica las libertades de otros. Hay momentos en donde esto se puede aceptar en nombre de una protesta o en nombre de algún reclamo justo, pero la proliferación y el abuso de esto hacen que se tengan que tomar medidas para garantizar las libertades de todos. Pero ningún gobernante va a actuar si no hay una debida decisión judicial.

–¿Pero no entramos en la confusión entre el orden y la represión?

–No hay que confundir libertad con libertinaje. En otros países civilizados esto se ha ordenado. Hay lugares de protesta y a nadie se le puede cercenar el derecho a protestar.

–¿Cree que las protestas tienen que ver con la baja en la actividad económica?

–Creo que tienen que ver con eso y con algún tipo de especulación política. Hay movilizaciones colaterales que tienden a provocar esto de "a río revuelto ganancia de pescadores".

–¿Cómo está financieramente su provincia?

–No tiramos manteca al techo, pero estamos con muchísimas posibilidades de terminar el año sin déficit. Hemos hechos los refuerzos necesarios como para que ocurra esto. Hemos ordenado las finanzas públicas. San Juan ha sido una provincia estructuralmente deficitaria. Nosotros la recibimos con mucho déficit y con deuda consolidada. En seis años de gobierno lo único que hemos hecho es pagar deudas. Pusimos las cuentas en su lugar, hemos sacado a la provincia del default y estamos cumpliendo obligaciones contraídas en otras épocas. Hay una deuda preocupante, pero la estamos pagando puntualmente.

–¿Y cómo están los giros del gobierno nacional?

–El gobierno nacional gira automáticamente todo lo que es coparticipación. Eso viene día a día. También llegan los derechos de exportación de la soja, que a su vez nosotros coparticipamos con los municipios.

–Esta semana inauguraron la mina de Gualcamayo, con presencia del gobierno nacional…

–Estuvo el ministro Julio De Vido y todo el acto fue transmitido por la televisión pública y por algunos canales cerrados de Buenos Aires. La mina está ubicada en el límite con La Rioja, por eso también estuvieron presentes el gobernador y el vicegobernador de dicha provincia. Como tenemos mucha montaña, que tiene riqueza, lo que hacemos, y lo que se hace en todos los países del mundo, es explotar esa riqueza con sustentabilidad en lo económico, en lo social y especialmente en lo ambiental.

"Lo que más contamina es la mentira y el engaño"

Se dice que San Juan es la provincia gigoló, porque vive de las minas.

–(Risas) Se nos van a enojar las mujeres, porque van a creer que las estamos discriminando.

–¿Qué es el ingreso minero para la provincia?

–Es importante. Entre marzo de 2004 y marzo de 2005 hicimos un estudio y marcamos una escala mientras se construía el primer tramo de la mina. Nos fijamos la incidencia en el principal impuesto provincial, que es Ingresos Brutos. Ese proyecto, como agente de retención, implicaba el 32 o 33 por ciento del total de lo recaudado. En proporción, San Juan debe haber sido una de las provincias que más ha crecido en estos últimos cinco años. También hemos sido la provincia que más ha implementado la exportación. Así que no es sólo la minería.

–Le cuestionan el descuido del medio ambiente.

–Ése es un sector minoritario, al que muchas veces he invitado a que vengan a San Juan. Aquí respetamos cada una de las normas impuestas en todos los países que hacen minería en el mundo. Estamos en una región que queda muy cerca del primer país minero de Latinoamérica, que es Chile. Si vamos al Norte está el país que le sigue, que es Perú. Un poquito hacia el Este está Bolivia, en donde la minería también es una de sus principales actividades. Y si seguimos hacia Brasil vamos a ver que tiene una explosión minera en cuanto a sus componentes productivos. Los que dicen eso ignoran, desconocen o tienen algún tipo de intencionalidad vinculada a algunas cuestiones ideológicas. Lo que más contamina es la mentira y el engaño.

La interna justicialista

Muchos hablan de 2011 y ya están postulando gente. ¿Usted a qué apunta?

–No son momentos de andar haciendo exclamaciones o ruidos que puedan generar reprobación. Como parte de un movimiento político importante de la Argentina, como es el justicialismo, tenemos que hacer muchos esfuerzos para ver cómo elegimos nuestros candidatos. Se debe hacer fijando reglas claras de juego, como las internas abiertas, obligatorias y simultáneas. La idea es que a través de esas reglas el que salga primero conduzca y los demás lo ayuden. Los justicialistas podemos tener distintos matices, podemos discutir, pero a la hora de ejecutar y transformar el país siempre hemos estado.

Comentá la nota