UCR: se confunde legalidad con atropello.

Marcó diferencias con el Ejecutivo municipal por considerar que se intenta "recuperar excesivamente e inconsultamente la obra de asfalto".
El Comité Enrique Betolaza cuestionó al gobierno municipal por las características del recupero de la repavimentación, en lo que definió como "una decisión unilateral, discrecional, inconsulta e irrazonable" por lo que considera "recuperar excesivamente e inconsultamente la obra de asfalto".

En el escrito que cuenta con las firmas de Susana Dibbern, Estela Vallejo y Raúl Alí, el radicalismo expresa que "la obra de asfalto de 300 cuadras de la ciudad, anunciada y promocionada hasta el cansancio por el gobierno municipal -y también nacional- tendría que haberse recibido con júbilo y entusiasmo por el pueblo de la ciudad. Sin embargo no es así. Después de pasar seis meses hablando de los millones y millones que vienen a Tres Arroyos para obras públicas diversas, que no es otra cosa que retornar algo siquiera de todo lo que el distrito aporta, el intendente Sánchez, muy suelto de cuerpo, se despacha -pasadas las elecciones- que el asfalto 'nuevo' será abonado por los vecinos frentistas afectados, esgrimiendo como argumento que la ordenanza de obras públicas lo faculta para ello. Grave error: político, de gobierno, y de cálculo".

Al respecto, el Comité Enrique Betolaza entiende que "el señor intendente confunde legalidad con falta de sentido común; confunde legalidad con atropello; confunde legalidad con prepotencia, porque le falta tener el sentido de razonabilidad que toda decisión política debe guardar al momento de tomarse y plasmarse en una decisión de gobierno mediante ordenanza".

Fondo para obras

Según plantea la UCR local, "a nadie se le escapa que es necesario contar con un fondo municipal de obras públicas para el distrito. Nuestro partido ya lo hizo cuando le tocó gobernar con el profesor Foulkes. La diferencia es, que lo hecho por el intendente Sánchez se parece más a una avivada para recaudar, que a una decisión acorde a la situación que se vive".

Sobre el último aspecto mencionado, cuestiona que "no consultó a los vecinos, no se informó al conjunto de la población cuáles son las calles que se van a repavimentar, no hay registro de oposición -una cuestión de sensatez política-, en fin, es una decisión unilateral, discrecional, inconsulta e irrazonable". Y opina que de este modo "viola los más elementales principios de sentido común, de confianza en la representación otorgada por el pueblo, y constitucionales que todo pueblo tiene a estar debidamente informado, de expresarse, de peticionar a las autoridades, de quebrar el principio de representación política y transparencia de las decisiones que se toman, de razonabilidad de las normas".

Por último, la agrupación política manifiesta "su más enérgico repudio a las intenciones del intendente de recuperar excesivamente e inconsultamente la obra de asfalto, y convoca al conjunto de la población a que haga oír su voz públicamente, a expresarse libremente, para poner freno a tanta prepotencia.

Los radicales los estaremos acompañando".

Comentá la nota