Conforman un comité permanente de acción para anticipar posibles crecidas

Formosa, Chaco, Entre Ríos, Corrientes y Santa Fe coordinarán medidas de prevención ante posibles crecidas de los ríos. Se prevé una actualización permanente de información y asesoramiento del Servicio Meteorológico Nacional para la precisión de los pronósticos pertinentes.

Los gobernadores de Formosa, Corrientes, Chaco, Santa Fe y Entre Ríos, reunidos en Buenos Aires, conformaron un comité permanente de acción para anticipar medidas de prevención ante la posible crecida de las cuencas de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay. La primera reunión del comité, presidida por el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, se realizó ayer jueves en Buenos Aires.

El comité interprovincial operará como una unidad de coordinación e implicará una actualización permanente de información y asesoramiento del Servicio Meteorológico Nacional para la precisión de los pronósticos pertinentes.

Julio De Vido encabezó una reunión con los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich; de Entre Ríos, Sergio Urribarri; de Formosa, Gildo Insfrán; de Santa Fe, Hermes Binner; y el interventor del Instituto Correntino del Agua, Mario Maruja, donde analizaron la situación hidrológica de la cuenca de los ríos Paraná, Paraguay y Uruguay.

En el encuentro también estuvieron presentes el subsecretario de Recursos Hídricos, Fabián López, y el presidente del INA, Raúl

Lopardo, según se informó en un comunicado.

Entre los temas abordados se presentaron las nuevas herramientas tecnológicas disponibles, como la potencialidad de las imágenes satelitales de radar del sistema SIASGE (sistema ítalo argentino para la prevención de emergencias) de la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales).

Asimismo, los gobernadores valoraron la iniciativa del Ministerio de Planificación Federal y la Subsecretaría de Recursos Hídricos de trabajar con anticipación en la generación de información y coordinación para la toma de decisiones.

De este modo, hubo total consenso respecto a que después de varios años de sequía ha aumentado la vulnerabilidad y la ocupación de las áreas de riesgo a inundaciones.

Por lo tanto, hubo acuerdo sobre la necesidad de actualizar la información sobre los niveles de alerta y evacuación en cada una de las localidades.

Las intensas lluvias que se producen en la cuenca del río Paraná, sumadas al gran caudal acumulado, hacen imposible que las 60 represas ubicadas en el Brasil y 3 en Paraguay contengan el agua que provocará una inundación histórica similar a la registrada en 1901, de acuerdo a un informe elaborado por técnicos de la Entidad Binacional Yacyretá (EBY).

El río Paraná seguirá recibiendo un volumen de agua por encima de lo normal en lo que resta del año, comportamiento que se extendería incluso hasta mediados del 2010. El informe se realizó en base a la situación actual y las perspectivas en el mencionado cauce hídrico y su impacto sobre la represa paraguayo-argentina.

Las últimas estimaciones de dichos centros de referencia indican un fortalecimiento del fenómeno climático "El Niño", lo que implica un verano y otoño próximos igual de lluviosos que el último trimestre de este año.

Los pronósticos anticipan que el primer trimestre del año 2010 será de por sí el de mayor volumen de agua. Por tanto, no deberían descartarse crecientes de cierta magnitud, en especial durante los meses de febrero y de marzo de 2010.

Comentá la nota