Se conforma un nuevo tablero político

La política cumple ciclos. Se gesta, circula, intercambia, concreta, muta, se disipa. Las etapas suceden como toda actividad que ocurre en la vida, para continuar transformándose, necesita realizar un balance de lo transcurrido.

Así se llega a la última semana de receso legislativo en La Plata. Con medio año de alianzas hechas y desechas al ritmo de los comicios de junio. Y con los resultados de las elecciones recién sacados de las urnas.

La confirmación del escrutinio, retrasada debido al brote de gripe A, dejó sorpresas para muchos y sinsabores para tantos otros. Se dice que fue tan sólo por diferencia de mil votos entre ambas fuerzas, lo cierto es que el Frente Justicialista para la Victoria conquistó la banca número doce de las que estaban en juego en el recambio deliberativo.

Con los resultados sobre la mesa, el futuro se puede predecir con un poco más de certeza. Los comicios no significaron cambio alguno en términos numéricos para el oficialismo del Concejo Deliberante: el gobierno continuará contando con 11 escaños. Pero, claro, deberá seguir apelando al voto de al menos un edil aliado para no perder la mayoría automática. Y en este punto, los sucesos sí pueden comenzar a torcerse.

Como ya se sabe, la actitud de campaña del intendente Pablo Bruera -de no resignar una boleta espejo con sus nombres propios- decantó pronto en la ruptura del bruerismo con Carlos Castagneto, y la relación con el Movimiento Evita pasó a pender de un hilo. Así, aún quedan muchos escollos por definirse puertas adentro del bloque, y los escindidos pueden ser más de los esperados. Aún no hay nada en concreto.

Por el lado de la oposición, el mensaje de las urnas también resquebrajó el status quo con el que venía funcionando. Después de diciembre, el panorama será otro. El Acuerdo Cívico y Social, que ganó tres lugares en las elecciones, funcionará dividido en GEN (Gastón Crespo), ARI (Julia Larcamón y Susana Sanchez) y UCR (Guillermo Duva).

En el caso de Unión-PRO, ingresarán cuatro ediles que se especula que podrían funcionar como interbloques: José Ramón Arteaga (que renueva su banca) y Julio Eduardo Irurueta, por un lado, y los "felipistas" Juan Pedro Chaves y Jacinta "Poly" Tritten por el otro.

En los desiertos pasillos del Concejo Deliberante esta semana comenzó a resonar la posibilidad de que finalmente se concrete una alianza entre Bruera y Francisco De Narváez, hecho que ya suena fuerte desde antes de los comicios.

Otro que comenzaría a realizar apariciones con miras a 2011 sería Julio Alak. El flamante ministro de Seguridad del Gobierno kirchnerista comenzó a reabrir locales partidarios, en lo que se vislumbra como un intento de retornar a la ciudad de las diagonales que lo vio despegar en su carrera política. Claro que no la tendrá fácil dado la derrota que sufrió en 2007.

Comenzará esta semana un nuevo semestre de actividad legislativa. Con las cartas de los comicios sobre la mesa, aguardando el 10 de diciembre -algunos para desembarcar en el recinto, otros para despedirse-. Mientras tanto, las definiciones serán las protagonistas en cuanto a conformación legislativa se refiere. Para jugarse los próximos dos años que decantarán en un candidato a intendente nuevo, viejo conocido, o quién sabe cuál.

Comentá la nota