El conflicto de la sanidad ya lleva tres largas semanas

Los médicos y empleados autoconvocados volverán mañana a los quites de colaboración y amenazan con concretar un paro por 48 horas el miércoles y jueves.

El conflicto salarial y laboral que protagonizan el Poder Ejecutivo y los médicos y empleados autoconvocados de la sanidad ingresa hoy en su tercera semana y, por el momento, no aparecen señales que permitan avizorar una salida.

Desde el lunes 3 de agosto, cuando los profesionales del hospital de Niños iniciaron los quites de colaboración, protesta a la cual, con el correr de los días, se fueron sumando sus pares del resto de los centros de salud públicos de toda la provincia, hasta ahora, no hubo avances significativos en las negociaciones con el Gobierno.

Si bien hubo un principio de acercamiento respecto al posible pase a planta permanente de 3.000 contratados en enero próximo y de otros 2.215 en 2011, además una promesa del Ejecutivo para gestionar ante la Nación el pago del 82 por ciento móvil para los jubilados del sector, el diálogo terminó empantanándose en un punto clave: el reclamo de una recomposición de haberes.

Mientras el Gobierno insiste en que la Provincia no está en condiciones financieras para afrontar ese planteo, los autoconvocados de la salud advierten que no levantarán las medidas hasta que haya una respuesta favorable a sus pretensiones salariales y amenazan con un nuevo paro sin asistencia a los hospitales, esta vez por 48 horas, para el miércoles y jueves.

Nuevas protestas

Por lo pronto, desde el sector informaron que mañana volverán a realizar un quite de colaboración en todos los hospitales y no habrá atención en los consultorios externos y de especialidades, al tiempo que se suspenderán las cirugías programadas (hoy la atención será similar, aunque debido al feriado con motivos del nuevo aniversario del fallecimiento del General San Martín). Al igual que en jornadas anteriores, este martes sólo estará garantizada la asistencia en guardias de urgencias, salas de internaciones y consultorios para pacientes con síntomas gripales. En tanto, a las 13.00, los autoconvocados realizarán una nueva asamblea en el hospital Centro de Salud, donde definirán los pasos a seguir.

Llamado al diálogo

El ministro de Salud, Pablo Yedlin, instó a los profesionales "a retomar la vía del diálogo para solucionar este conflicto" que, según consideró "no es bueno para nadie, sobre todo para las personas que concurren a los hospitales. Todos tenemos que hacer un aporte y sentarnos a dialogar para ver cómo se resuelve esta situación, en la medida de las posibilidades financieras de la provincia", acotó.

El funcionario descartó la posibilidad de citar a los profesionales a una nueva reunión mañana, como se especulaba, debido a que tiene previsto viajar a la Capital Federal para participar de una Feria Mundial de Municipios Saludables, que contará con la presencia de autoridades de la Organización Panamericana de la Salud y los ministros del área de todo el país.

De todos modos, Yedlin aclaró que "si bien el diálogo con los autoconvocados seguirá siempre abierto, al haber limitado sus reclamos al tema salarial, se ingresó en un punto en el que el Ministerio de Salud no está en condiciones de dar una respuesta. No depende de nosotros este tema y tendrían que encararse conversaciones con el Ministerio de Gobierno (a cargo de Edmundo Jiménez) o el de Economía (que encabeza Jorge Jiménez)", puntualizó.

No obstante, el titular de la cartera sanitaria reiteró "que no está en condiciones financieras la Provincia para dar otro aumento, máxime teniendo en cuenta que hace un mes hubo una mejora para todos los empleados públicos".

Al respecto, reiteró que "un medico que recién ingresa al sistema público por trabajar de lunes a viernes, de 7.00 a 13.00, es decir treinta horas semanales, cobra 2200 pesos desde el mes pasado".

Yedlin admitió que ese monto "no es suficiente y lo ideal sería que dentro de poco estén dadas las condiciones para que todos ganen un poco más". Sin embargo, insistió en que "hace un mes atrás los médicos tucumanos cobraban 1.800 por mes y ahora estamos hablando de 2.200 pesos, una cifra similar a la que perciben, con la misma carga horaria, los profesionales de Salta, y que está por encima de lo que ganan en Jujuy y en la mayoría de las provincias del NOA y NEA".

Por último, el Ministro de Salud reiteró la convocatoria a los autoconvocados de la sanidad "para que junto con los gremios y el Gobierno se trabaje en conjunto, en una mesa de diálogo, para estudiar todas las posibilidades que permitan mejorar los ingresos de la sanidad. Se seguirá conversando, si ellos están dispuestos", recalcó.

Reclamo firme

Por su parte, Jorge María, uno de los voceros de los médicos autoconvocados, reiteró que "es difícil sentarse a dialogar cuando no hay ningún ofrecimiento concreto respecto al reclamo salarial, que es el punto medular del planteo de la sanidad. Lo único concreto que ofrecieron es pase a planta permanente de 3.000 contratados, pero recién a partir de enero de 2010, y gestionar ante la Nación el 82 por ciento móvil, lo cual no es suficiente y para nada puede considerarse como una reivindicación para los profesionales de la salud", acotó.

El galeno lamentó "que el Gobierno no haya dado señales de buscar una salida a esta situación, porque ni siquiera volvió a convocar a una reunión".

Según consideró María, "este conflicto se irá agravando si pasan los días y no aparece una solución, porque cada vez hay una mayor adhesión a los reclamos e incluso ahora se están por plegar los trabajadores de los CAPS, que en principio no estaban participando de las medidas de fuerza".

Además, dijo que en el sector sienten que "hay un fuerte apoyo de la comunidad al reclamo. La gente comprende que los médicos y empleados de la salud no pueden seguir cobrando sueldos que, en muchos casos, los ubica por debajo de la línea de pobreza, con ingresos de 1.500 pesos para quienes recién ingresan y monotributistas que ganan apenas 800 pesos", aseguró.

Finalmente, María anunció que "las medidas de fuerza se mantendrán y podrían profundizarse si el Gobierno no cambia de postura. Estamos dispuestos a dialogar, pero queremos alguna respuesta", advirtió el médico tucumano.

Comentá la nota