Conflicto salarial en Oberá puso en riesgo acción solidaria

El equipo médico del programa Patria Solidaria, de cirugías gratuitas para niños con malformaciones, estuvo a punto de marcharse sin operar por choque con anestesistas

OBERÁ. Niños con problemas físicos y prestigiosos médicos solidarios, quedaron inexplicablemente en medio de una puja salarial entre los anestesistas del hospital Samic de esta localidad y las autoridades de Salud Pública de la Provincia.

Momentos de tensión y desconcierto se vivieron el jueves cuando el jefe de anestesiología del Samic, Rubén Dlutowski, increpó a los profesionales del programa Cirugías Patria Solidaria que llegaron a primera hora de la mañana para operar a pequeños con diferentes malformaciones y secuelas físicas.

Dlutowski los acusó de interferir en el reclamo salarial que vienen realizando los profesionales del centro asistencial y amenazó con denunciar ante la Sociedad Argentina de Anestesistas a su colega de Buenos Aires.

La reacción del médico obereño sorprendió e irritó a los visitantes. Incluso, el jefe de anestesiología del Samic impidió el ingreso al quirófano del equipo Patria Solidaria y durante varias horas se temió la suspensión de las cirugías programadas.

Alertado de los acontecimientos, a media mañana se hizo presente el ministro de Salud Pública, José Guccione, quien trató de interceder sin demasiada fortuna, ya que recién pasado el mediodía Dlutoswki abandonó el hospital y dejó liberado el quirófano.

Por ello, luego del almuerzo los médicos de Buenos Aires iniciaron la serie de cirugías que se extenderán hasta mañana.

“Una vergüenza”

El equipo médico del programa Patria Solidaria recorre el país realizando en forma gratuita cirugías reconstructivas. Básicamente asisten a niños que padecen malformaciones faciales.

El equipo que arribó a Oberá está encabezado por el médico Héctor Lanza, jefe de Cirugía Plástica del Hospital Evita de San Martín, provincia de Buenos Aires. “No vinimos a romper ninguna huelga. Vinimos para atender a los chiquitos, no sólo de Oberá, sino de toda la provincia”, subrayó Lanza en diálogo con la prensa. Tan sorprendido como dolido por la situación, el profesional aclaró que “de antemano sabíamos que no podríamos utilizar un anestesista de la institución desde las siete de la mañana hasta seis de la tarde, entonces previmos eso y trajimos uno”.

“Lo que no previmos fue que el colega (Dlutowski) venga a decirle de todo a nuestro anestesista, que además es un hombre de 70 años, con casi 50 de trayectoria y un gran prestigio. Fue una vergüenza, nunca nos pasó algo así y eso que recorrimos el país”, se lamentó. El citado profesional se excusó de hablar con los medios, aunque era evidente su malestar anímico por la situación vivida.

Un problema candente

Más allá de la cuestionable metodología utilizada por el jefe de anestesiología del nosocomio local, hace mucho tiempo que los profesionales del área vienen reclamando mejoras salariales.

Incluso, recientemente renunció un anestesista para dedicarse a pleno al ámbito privado, por lo que el hospital cabecera de la región dispone sólo de dos profesionales afectados a planta permanente, más un tercero contratado.

Ante este panorama, tres días por semana la guardia del Samic no dispone de médicos anestesistas y deben derivar pacientes a otros puntos de la provincia.

Al respecto, el ministro José Guccione aseguró que "el reclamo de los anestesistas es un tema provincial y nacional, al punto que estos días renunció la anestesista del hospital de Pediatría de Posadas". "Acá hay una cuestión clara: es un tema económico-financiero. Quieren ganar por arriba del resto, pero la realidad es que ya vienen ganando más", dijo.

Comentá la nota