Conflicto salarial amenaza la atención en clínicas y sanatorios

Los trabajadores de clínicas, sanatorios e instituciones médicas se declararon ayer en estado de alerta y movilización ante el estancamiento de las negociaciones salariales en la paritaria sectorial, conflicto que de agudizarse amenaza la atención en los principales establecimientos de salud. 

La medida, que también contempla la realización de asambleas en todos los establecimientos del sector, fue dispuesta por la Federación de Asociaciones de Trabajadores de Sanidad (FATSA), organización que conducen los dirigente Carlos West Ocampo y Héctor Daer, ante el estancamiento de las discusiones que desde comienzos de julio mantienen con representantes de las cámaras empresarias que agrupan al sector asistencial. Se trata del personal de clínicas, sanatorios, institutos con internación, establecimientos geriátricos y sanatorios de neuropsiquiatría, mutualidades, institutos médicos sin internación, emergencias médicas y medicina domiciliaria). 

La intención gremial es replicar en el convenio asistencial el incremento del 33% en tres tramos sellado semanas atrás con la industria farmacéutica, pero hasta el momento las negociaciones no lograron avances significativos. Es que las conversaciones paritarias en el sector están condicionadas por la negociación en paralelo que las empresas de medicina privada iniciaron con el secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, y la superintendenta de Salud, Liliana Korenfeld, para que el Ejecutivo autorice la aplicación de un nuevo aumento de las tarifas de las prepagas.

En lo que va del año, las empresas del sector ya implementaron en marzo un incremento de 4% en sus cuotas, a lo que se sumó otra suba de 6% desde este mes.

Coment� la nota