El conflicto ya se mete en la Justicia

El Ministerio de Salud denunció al SEP por suspender los turnos hospitalarios. No hubo acuerdo en la audiencia ante Trabajo.
En la mañana de ayer, el ministro de Salud de la Provincia, Oscar González, realizó una presentación ante la Justicia por lo que consideró un "exceso": la no entrega de turnos en los hospitales provinciales, decisión asumida por el Sindicato de Empleados Públicos en el marco del conflicto salarial que mantiene con el Gobierno.

Cuidadoso en sus términos, González puso a consideración de la Justicia que evalúe si corresponde actuar en lo que entendió como un "paro por tiempo indeterminado", al asegurar que "en la práctica, la medida paraliza" a todos los hospitales públicos de la provincia.

De este modo, el Gobierno intenta restablecer el orden ante la decisión de los estatales de frenar los turneros. "Todo trámite que se tenga que hacer en un hospital, debe pasar por esas oficinas que ahora están físicamente bloqueadas, ya sea con personas o con pancartas que impiden el acceso", se quejó.

"Frente a esto –explicó el ministro–, hemos informado a la fiscalía de los hechos y vamos a pedir ayuda al Poder Judicial para mantener viables los accesos de la gente a los hospitales, algo que hoy está severamente comprometido".

Aunque fue consultado al respecto, González evitó hablar de la posible consumación de un hecho delictivo, incluso descartando la alternativa de que la medida encuadre como un "abandono de personas". "Eso lo definirá la fiscalía. Nosotros solamente hicimos la presentación, denunciando lo que ocurre en los hospitales", dijo el responsable de Salud en relación a la causa que ahora tramita la fiscal María Antonia de la Rúa.

En los hospitales provinciales sólo se están cumpliendo las guardias mínimas, pero según se quejó el ministro, "esta situación también desorganiza el trabajo, porque no están preparadas para trabajar como consultorios externos".

Un round de estudio. En simultáneo con esta presentación judicial, en la Secretaría de Trabajo se llevaron a cabo dos audiencias en las que se intentó acercar a las partes. Por la mañana, fue el turno de la UEPC, cuyos dirigentes se sentaron durante cuatro horas frente a las autoridades provinciales para comenzar a discutir si se abre o no la mesa de negociación. A la tarde, fue el momento del SEP.

En ambos casos, los resultados fueron los mismos. Las partes sólo expusieron sus posturas, y el secretario de Trabajo, Omar Sereno, resolvió pasar a cuarto intermedio para el 21 de setiembre, en el caso de los docentes, y un día más tarde para el SEP. "Teníamos la expectativa de que se constituyera la Comisión de Política Salarial y Laboral, pero el Gobierno entiende que no se debe abrir esa mesa", se lamentó Juan Monserrat, secretario adjunto de UEPC, ratificando el paro de 48 horas del martes y miércoles próximos, medida que incluirá una marcha para el día 15.

Similar decepción mostró José Pihen, titular del SEP. "Pasó lo que se suponía que iba a pasar: el Gobierno dio sus motivos y nosotros expusimos nuestros argumentos", cronicó, concluyendo que en realidad "no pasó nada". También adelantó que la segunda jornada de paro que decretó su gremio, se concretará el martes próximo, en conjunto con los docentes.

Desde el Gobierno, insistieron en la imposibilidad de reabrir la discusión. "En un año recesivo como el que atravesamos, se hace imposible reabrir la mesa, y por eso pedimos la interpretación de esta cláusula ante la Secretaría de Trabajo", señaló el secretario general de la Gobernación, Ricardo Sosa. Walter Grahovac, ministro de Educación, recordó que "cuando la Provincia tuvo recursos, se dieron buenos aumentos salariales" y pidió que la Nación "haga también un esfuerzo para elevar el incentivo docente", congelado desde hace cinco años.

Este mes, 20% menos de clases

Siguen las complicaciones en el ciclo lectivo 2009, y prácticamente ya se han abandonado las pretensiones de que se cumplan los 180 días de dictado de clases.

A la forzada extensión del receso invernal de julio debido a la epidemia de gripe A, le ha seguido este conflicto salarial que ya incluyó un paro el día 28 de agosto, pero que sumará al menos dos jornadas más este mes.

El martes y el miércoles de la semana próxima, los docentes no dictarán clases, quitando con ello más jornadas en este mes ya complicado. A ello se sumarán sendos feriados por el Día del Maestro y el Día del Estudiante, lo que provocará que entre hoy y el lunes de la otra semana, de las siete jornadas normales, sólo se dictarán clases en dos días.

Desde el Ministerio de Educación se están analizando alternativas para morigerar este déficit, aunque por el momento se sigue descartando prolongar las clases más allá de lo previsto durante el mes de diciembre. Antes se habla de reprogramación de actividades, de reducción de jornadas de actos escolares y de suspensión de asuetos.

Comentá la nota