El conflicto llegó a Rafaela

En solidaridad la planta rosarina, los empleados de la sede rafaelina pararon en los turnos tarde y noche, aunque la empresa adujo que paró la producción "por tiempo indeterminado". Hacen gestiones para reactivar las negociaciones.
Un grupo de empleados de la ex Mahle Rosario instaló ayer dos carpas frente a la planta que la autopartista alemana posee en Rafaela. La medida fue adoptada en reclamo del pago de la segunda quincena de julio, de la que sólo recibieron 200 pesos. Para solidarizarse con sus compañeros rosarinos, los empleados rafaelinos de los turnos tarde y noche decidieron en asamblea realizar un paro, aunque desde la empresa señalaron que "por motivos de seguridad" paraban la producción por tiempo indeterminado. En diálogo con Rosario/12, el delegado Roberto Campos sostuvo que las protestas tendrán un efecto positivo: "No creo que le guste mucho a Mahle tener parada la única fábrica de válvulas que tienen en Sudamérica", afirmó el delegado, quien indicó que tanto el ministro de Trabajo provincial, Carlos Rodríguez, como el intendente Miguel Lifchitz se comprometieron a hablar con el titular de la cartera laboral de la Nación, Carlos Tomada, para tratar de resolver el conflicto.

Campos señaló que llegaron a las 3.30 a la planta de Mahle en Rafaela y de inmediato realizaron un piquete frente a la fábrica. "Después instalamos las carpas, y los compañeros del turno tarde hablaron con los delegados y en asamblea decidieron parar la fábrica para solidarizarse con nosotros", dijo el delegado, para luego aclarar que no figuraba en sus planes que los operarios rafaelinos decidieran parar la planta, pero "ellos entienden que están en una situación similar a la nuestra. Están pasando cosas raras, como nos pasaron a nosotros", precisó. Desde la empresa indicaron que pararían la producción por tiempo indeterminado, pero por motivos de seguridad.

Además de la instalación de las carpas en Rafaela, los trabajadores de la ex Mahle tienen pensado plasmar otras formas de protesta; entre ellas cortar rutas nacionales. "Estamos jugados, la desesperación es grande y la incertidumbre también; por eso queremos una solución porque no se puede vivir sin cobrar el sueldo, y más para nosotros que venimos cobrando el sueldo básico pelado. La gente vive al día y llevamos muchos días sin cobrar", afirmó Campos.

Ante la falta de respuestas oficiales, el delegado señaló que a través de la UOM de Rafaela los comunicaron ayer con el ministro de Trabajo provincial, Carlos Rodríguez; y el domingo estuvieron con el intendente Miguel Lifschitz, durante la jornada por el día del niño que realizaron en la fábrica. "Ellos nos transmitieron su preocupación y se comprometieron a hablar con el ministro Tomada para ver qué solución le encuentran a esto", dijo el delegado.

El traspaso de la planta de Perón al 5600 permanece en un cono de sombras. El desplazamiento del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, a cargo de las negociaciones para que el Estado se hiciera cargo de la fábrica de aros de pistón a través de un fideicomiso, generó la lógica preocupación entre las personas involucradas en el conflicto. "Nadie quiere tomar la decisión de sentarse a hablar con los empresarios como hizo Moreno", indicó una de las fuentes consultadas por este diario para graficar la situación.

En el medio del conflicto, dos delegados de Mahle Brasil estuvieron en Rosario el pasado sábado para solidarizarse con sus compañeros. En este sentido, Campos indicó que a sus pares brasileros "los están apretando para que produzcan lo que se dejó de producir acá". El delegado dijo que desde Brasil están tramitando los pasajes para que un grupo de operarios de la planta de la zona oeste rosarina viajen al vecino país para tener un contacto con ellos. "Es muy probable que se pare la fábrica en Brasil", adelantó el delegado, que ya se imagina instalando carpas en la planta brasileña.

En ese marco, previo a la audiencia informativa programada para el jueves a las 11 en la delegación local del ministerio de Trabajo de la provincia, se destaca la decisión de la Nación para que los 21 empleados de Dametal, una de las empresas tercerizadas que brinda servicios en Mahle, perciba a partir de septiembre el Repro; el programa de subsidios de 600 pesos para asistir a las empresas que acrediten un proceso de crisis.

Comentá la nota