Conflicto Kraft: los trabajadores marcharán el lunes a Plaza de Mayo

Los trabajadores de Kraft Foods, controladora de la ex Terrabusi, marcharán el lunes desde el Congreso hasta la Plaza de Mayo para reclamar que el Gobierno exija a la empresa que reincorpore a los 156 despedidos, y las autoridades de la firma informaron que retomarán la producción.
Además, la comisión interna gremial y los cesanteados acompañaran a sus ex compañeros a la puerta de la fábrica, donde intentarán dialogar con los directivos de la marca para reclamarles la reincorporación.

Así lo decidieron los operarios en una asamblea realizada esta tarde frente a la puerta principal de acceso a la planta de producción, ubicada en la localidad bonaerense de General Pacheco, en el partido de Tigre.

Los operarios optaron por reunirse en asamblea después de que fueran liberados durante la madrugada los 65 que habían sido detenidos por los incidentes ocurridos el viernes durante el violento desalojo de la planta.

Envueltos en la "bronca" por el desalojo, los delegados gremiales aseguraron que "ningún compañero bajará los brazos hasta que se aseguren las fuentes de trabajo".

El superintendente de Seguridad de zona norte, comisario Salvador Baratta, confirmó a la prensa que las personas detenidas y demoradas fueron liberadas durante la madrugada, y minimizó los hechos.

Baratta informó que fueron dados de alta los doce heridos, ocho policías y cuatro civiles, que dejó el operativo y señaló que "estas personas sólo sufrieron lesiones leves".

Aunque, familiares y amigos de los operarios detenidos repudiaron los hechos y afirmaron que se trató de una "represión policial sin escrúpulos avalada por el Gobierno".

Unos 300 efectivos de la policía bonaerense había desalojado el jueves a los operarios despedidos que permanecían en la planta de Kraft Foods, desde hacía más de un mes.

En el desalojo la Policía Montada utilizó gases lacrimógenos y balas de goma, tras cuatro horas de negociaciones infructuosas con los 50 empleados que sostenían la toma de las instalaciones.

Afuera, familiares y amigos de los operarios apoyaron el reclamo e intentaron resistir el desalojo de la fábrica, respondiendo con piedras y palos.

En tanto, la planta permaneció custodiada por efectivos de Infantería y de la Policía Bonaerense durante toda la jornada y continuará así hasta tanto los delegados gremiales y los directivos de la firma lleguen a un acuerdo.

Cerca del mediodía, personal de mantenimiento quitó el alambre de púa que la empresa había colocado sobre la reja cuando se inició el conflicto el 18 de agosto pasado.

En paralelo, Kraft Foods anunció que retomará la producción y reiteró su compromiso ante el ministerio de Trabajo de mantener los puestos laborales existentes, sin la reincorporación de los despedidos, además de pagar salarios atrasados.

El conflicto se había iniciado a mediados de agosto con el despido de 156 trabajadores, lo que derivó en protestas y la ocupación de la planta, que emplea a 2.600 personas y produce golosinas y alimentos para el mercado local y exportación.

Comentá la nota