El conflicto institucional que la Alianza quiere plantear puede rebotar en la Nación

"Fuimos a imponerle al ministro de Justicia de la Nación, Ricardo Alak, sobre la situación política que va a devenir ante el recambio de autoridades de la Cámara de Diputados y esto puede tener un rebote nacional", dijo ayer el presidente del bloque de diputados provinciales del Partido Justicialista, Ricardo Sánchez, y no ocultó la conversación sobre alternativa del remedio federal de la intervención de ese poder.
Esa posibilidad se funda en que si desde el próximo 10 de diciembre las dos bancadas de 16 integrantes cada una, la del Frente del Chaco Merece Más y la de la Alianza Frente de Todos no prestan el quórum como para que el cuerpo sesione habría uno de los tres poderes público que no va a funcionar.

Además marcó que mientras los 16 legisladores del Frente Chaco Merece Más "estamos legítimamente pidiendo presidir la Legislatura y por otro lado los legisladores de la Alianza han ratificado, convención partidaria de por medio, su deseo de seguir en la presidencia del cuerpo".

Reforma interesada

Claro está que la posibilidad de que la Alianza retenga la presidencia del Poder Legislativo es vía la modificación del Reglamento Interno. Al respecto Sánchez apuntó que se trata de "una reforma interesada, que se da de patadas con la Constitución porque un artículo del Reglamento Interno no puede estar por sobre una disposición constitucional".

"Los antecedentes análogos al caso datan de 1983 y 1985, que son los únicos idénticos al que va a suceder en el mes de diciembre. En 1983 ganó por escaso margen Florencio Tenev y Raúl Bittel fue presidente de la Legislatura. En 1985 gana la UCR en el Chaco y los votos de los diputados peronistas fueron para Manuel Magno López", acotó.

En ese sentido consignó que "los dos antecedentes parlamentarios hacen referencia a un respeto absoluto por la voluntad popular expresada en las urnas y esto es lo que hoy se pretende pisotear".

Sánchez recordó que los bloques de los partidos Justicialista, Frente Grande y Libres del Sur se oponen a la modificación del Reglamento Interno del Poder Legislativo "porque es impensable darle a la actual presidente de la Legislatura, un mandato mayor al que le ha dado el cuerpo actual, que la eligió presidenta por dos años".

"Ningún mandato constitucional puede ser prorrogado y menos por un mero Reglamento Interno y a contrapelo de la voluntad popular expresada el 28 de junio a favor del Frente Chaco Merece Más y por consiguiente contra la Alianza Frente de Todos", añadió.

En tanto dijo que la referencia al caso judicial se dio pero "no específicamente como una alternativa que tenemos para impugnar esta reforma del Reglamento Interno y le impusimos al doctor Alak de esta fuerte impronta rozista que tiene nuestro Superior Tribunal de Justicia, en el marco de nuestra preocupación por el Poder Legislativo".

De plano, Sánchez negó que el tema fuera abordado "en el marco de una hipotética intervención al Poder Judicial o cosa por el estilo".

Comentá la nota