CONFLICTO POR “LA GUITARRA” / DANIEL TOBAL LE CONTESTA A LA ESPOSA DE SARASOLA “Ella cobró cheques de la firma nuestra”

El conflicto por la controvertida compra del campo “La Guitarra” recién empieza. Al escándalo que generó el ex ministro del Interior y ex diputado del PJ, Jorge “Toto” Matzkin -intentando hacer un desalojo de la mano del puntero del PJ Ramón “Pepe” Rodríguez-, ahora se le sumó el cruce de declaraciones entre Graciela Cabantaoux (viuda de Darío Sarasola) y Daniel Tobal, quien junto a su familia mantiene posesión del establecimiento rural desde el año 2007.
“Ella cobró cheques de la firma nuestra... más demostración que esa, de que negoció con nosotros, no creo que haya. Más claro imposible”, dijo ayer Daniel Tobal para desmentir las afirmaciones que desde Buenos Aires le hizo Cabantaoux a El Diario.

La mujer del ahora extinto Darío Sarasola -quien resultó beneficiado con la herencia del millonario hacendado achense Rufino Otero- sostuvo que “ni yo ni Darío negociamos con los Tobal”. Y agregó, para sumar más confusión al caso: “No tengo ni idea de las internas o de los tejes y manejes que se hicieron”.

La controversia sobre la propiedad de “La Guitarra” surgió la semana pasada cuando un equipo periodístico de El Diario sorprendió al ex funcionario menemista intentando desalojar a su ocupante argumentado que tenía la “escritura” del inmueble. El curioso episodio involucra al piquense Eduardo Tobal (padre de Daniel), uno de los dueños del frigorífico CASEPA.

Tobal asegura que le compró ese establecimiento rural a Darío Sarasola en noviembre del año pasado.

El abogado de los Tobal, Miguel Palazzani, le dijo a este diario que “(Tobal) negoció con Sarasola y después con la viuda, Graciela Cabantoux. El acuerdo incluyó el pago de U$S 500.000 y el resto se pagaría con la capitalización de la producción. Incluía la venta de las madres y la producción de los terneros”.

Palazzani argumentó que todo se “enturbió” cuando el campo apareció a nombre de otro dueño, una sociedad integrada por Rodolfo Requejo, Juan Argentino Turri y María Cristina Requejo.

- Cabantoux dijo ayer que ni ella ni su esposo negociaron nada con ustedes. ¿Qué tiene para decir?, le consultó ayer El Diario a Daniel Tobal.

- Está faltando a la verdad... nosotros empezamos (a negociar) con Darío y después terminamos con ella, incluso ella cobró cheques de la firma nuestra. No tengo ni idea por qué dice esto... nosotros empezamos todo con Darío y después pasó lo que pasó (en referencia a su muerte). Fue ahí que terminamos negociando con ella. Ella cobró cheques de la firma nuestra... más demostración que esa, de que negoció con nosotros, no creo que haya. Más claro imposible.

- ¿Recuerda la fecha o alguna precisión respecto de la negociación que hicieron con Sarasola y su esposa?

- Yo prefiero no decir esas cosas, porque todo está en manos de nuestro abogado. Lo que sí puedo asegurar es que ella negoció con nosotros, que incluso recibió cheques nuestros luego de un contrato de capitalización que hicimos por el tema de la hacienda... es más, ese contrato por la capitalización para cumplir el pago del campo con la producción se hizo en el estudio de abogados que le manejaba las cosas a ella, que es el estudio Basílico.

- ¿Por qué cree que ella dice esto, entonces?

- No lo sé, tal vez ella sea víctima de todo esto igual que nosotros. Nosotros simplemente queremos terminar con esto de una buena vez y la verdad es que estamos muy sorprendidos por todo lo que está pasando.

- ¿No ha habido ningún incidente con el otro ocupante que dejó Matzkin en el campo?

- No, ninguno... igual no tenemos mucho conocimiento porque está manejando todo nuestro abogado.

Comentá la nota