El conflicto dividió las aguas entre la oposición, empresas y gremios

La crisis del Central dejó en posición incómoda a la CGT, avalando el pago de deuda, y a sectores empresarios, en la postura opuesta. Como con el campo, se abrió una brecha en la dirigencia.
Las aguas volvieron a dividirse en torno del Gobierno y de otra decisión política que desató la polémica por la división de poderes y la intromisión del Poder Ejecutivo en los organismos autárquicos. Pagar la deuda externa con fondos de las reservas del Banco Central no sólo generó el atrincheramiento del titular de ese organismo, Martín Redrado, que se resiste a dejar su cargo, si no que además desató órdenes cruzadas entre la Presidencia y la Justicia, y un fuerte debate sobre la función del Congreso nacional en este tema.

Los aliados –circunstanciales y permanentes– y los enemigos sectoriales del oficialismo también salieron a respaldar o criticar a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Algunos, sorpresivamente, prefirieron el bajo perfil.

La CGT ayer evitó pronunciarse oficialmente, aunque algunos dirigentes como Omar Viviani y Hugo Moyano respaldaron moderadamente al Gobierno. En tanto, algunos prefirieron hablar en voz baja. Altas fuentes sindicales dijeron a este diario que en agosto Redrado habría confesado a tres dirigentes sindicales que lo visitaron que deseaba dejar su cargo en el Central para alinearse con el ex presidente Eduardo Duhalde. "Dijo que quería ser el ministro de Economía de Duhalde, si era nuevamente candidato a presidente en 2011." La fuente, que participó en esa reunión, consideró que Redrado "está utilizando políticamente la situación". "No nos hace perder la tranquilidad sobre el rumbo económico", aseguró el sindicalista.

La falta de definición pública de la central obrera también tiene que ver con las posiciones encontradas entre los dirigentes gremiales.

El sector empresario tampoco se puso de acuerdo. La mayoría de las entidades que lo representan respaldaron la continuidad de Redrado al mando del Banco Central. Las excepciones fueron la Asociación de Bancos Argentinos (ABA), que preside el titular de Banco Macro, Jorge Brito, cercano al Gobierno, la Asociación de Bancos Públicos y Privados (ABAPRA), encabezada por Mercedes Marcó del Pont, presidenta del Banco Nación. Las autoridades del Banco Ciudad, en tanto, se manifestaron en contra del Gobierno, a pesar de integrar la cámara que dirige la economista. La Confederación General Económica, que nuclea a pequeñas y medianas empresas y dirige el kirchnerista Marcelo Fernández, muy cercano al jefe de la AFIP, Ricardo Echegaray, también respaldó al Gobierno.

La oposición volvió a unirse contra una decisión clave del Gobierno para ejecutar sus políticas. El diputado Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur) denunció penalmente a la Presidenta y a todo su gabinete –que firmó el decreto de necesidad y urgencia que intentó desplazar a Redrado– por querer pagar la deuda externa con reservas del Banco Central, y los acusó de presunto abuso de autoridad y administración fraudulenta de bienes públicos.

Otro representante de la izquierda criticó al Gobierno pero también a la oposición. Luis Zamora dijo ayer que "mientras el Gobierno transgrede todas las formalidades que dice defender y quienes lo denuncian le señalan eso como el peor de los pecados, resulta indignante constatar una vez más cómo gobierno y oposición, banqueros, empresarios y CGT coinciden en la inmoralidad de que con reservas o con la plata fijada en el Presupuesto hay que seguir pagando a fondos buitres una deuda externa ilegítima y ya pagada varias veces".

El PRO pidió al Gobierno que "aproveche el espacio que abren los fallos de la jueza María José Sarmiento para reflexionar que es posible dialogar civilizadamente para afrontar cualquier necesidad que pueda tener la Argentina". "No hacer decretos leyes que violan la Constitución y las leyes", agregó el macrismo. "Nuestro bloque solicita a la Presidenta suspender por unos pocos días los trámites judiciales de común acuerdo entre las partes, para no generar pánico en los mercados financieros" y pidió que "el bloque oficialista concurra a la reunión de presidentes de bloque convocada por la oposición para la semana que viene".

Comentá la nota