El conflicto destapó la interna docente

El mapa de los 17 gremios docentes que mantienen desde julio una pelea salarial con el macrismo incluye a aliados de Hugo Yasky, de Hugo Moyano y de Luis Barrionuevo. Dos de los tres gremios que no aceptaron la oferta de Macri responden a la CTA. El más poderoso es UTE, que “maneja la caja compensadora de los docentes (jubilaciones)”, según Horacio Meguira, asesor de CTA. “En la obra social, como es estatal, los gremios participan como representantes en el directorio”, agregó el abogado. La interna gremial es histórica y, aunque CTERA busca la unidad, las grietas sólo se acentúan.
El conflicto docente en la Capital Federal dejó al descubierto esta semana la profunda fragmentación de la representación sindical en el distrito, y los distintos posicionamientos políticos y gremiales de las 17 organizaciones de trabajadores.

Según la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) –integrante de CTERA-CTA–, el gremio tiene 14 mil afiliados, una cifra que según esa entidad “equivale al 70 por ciento de los docentes con afiliación sindical”. Su líder es Francisco “Tito” Nenna, aliado porteño del jefe de la CTA, Hugo Yasky, y quien se encargó públicamente de defenestrar la candidatura de Mauricio Macri durante la campaña de 2007, a favor de Daniel Filmus. La interna de CTERA con el ministro de Educación porteño, Mariano Narodowski, nació cuando el funcionario dejó de ser investigador de esa organización y fue acusado por el gremio docente de “vender la información a la Fundación Broda para instalar ‘escuelas chárter’ en San Luis y favorecer la desigualdad entre ricos y pobres”.

La UTE rechazó el viernes la propuesta macrista junto a los profesores secundarios de la Asociación de Enseñanza Media y Superior (Ademys) –también CTA– y Compromiso Docente, que continuarán con la medida de fuerza este martes y miércoles. Estos dos últimos aglutinan a “2 mil y 1.200 afiliados, respectivamente”, según la CTA.

El hombre de Hugo Moyano en la pelea docente es Horacio Ghilini, líder del Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP). Ghilini acompaña al camionero desde los inicios del MTA en la década del 90 y solía integrar las comitivas de la CGT rebelde. En la sede porteña de su gremio, se llevaron a cabo las primeras reuniones del frustrado plan del ministro Julio De Vido para impulsar su propia línea del PJ capitalino, junto a Moyano.

Sergio Romero, secretario general de la Unión de Docentes Argentinos (UDA), es el aliado de Luis Barrionuevo en el conflicto, e integra la CGT Azul y Blanca.

Tanto SADOP como UDA aprobaron la oferta de Macri y no continuarán con la huelga. En el caso de Ghilini, la decisión estaría relacionada con la presión de los maestros de establecimientos privados que no perciben el pago de los días de huelga. Sin embargo, el moyanista SADOP y la ceterista UTE mantienen lazos amigables. Macri tampoco se queda atrás. La Fundación Educambio, ligada a Narodowski, responden al PRO.

Interna vieja. “La atomización de este sector en la Ciudad de Buenos Aires es histórico –cuenta un ex líder sindical con vastos conocimientos de la materia–.Algunas de las 17 organizaciones no tienen características de gremio, ni siquiera tienen representación de las bases. Los dos fuertes son UTE y SADOP. Pero en el gremio de los docentes privados, el poder de negociación es más acotado por la presión patronal y porque su salario siempre depende de la negociación de los estatales.”

Cuando en 1973 se conformó la Central de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA) se sumaron 146 gremios. La clave era lograr la unidad porque así era imposible pelear un salario básico. Pero como la representatividad de los grupos en CTERA no es proporcional a la cantidad de afiliados, se alentó la fractura. Recién en 1987, se fomentó una política sindical para que existan entre uno y dos sindicatos por provincia. Tanto la Provincia como la Ciudad de Buenos Aires fueron las excepciones y profundizaron la atomización.

“La mayoría de los gremios docentes de la Ciudad tiene representación escasa, como la asociación de docentes de adultos, de entre 200 y 300 afiliados.” En ese nivel de afiliación, también se encontrarían los gremios de docentes de educación especial, de educación física, de profesores diplomados (escuelas comerciales), la Asociación de Educadores Porteños (AEP) y la Asociación de Maestros Confederados (AMC). Las internas no se agotan. La Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica Argentina (AMET) se disputa el encuadre de los docentes técnicos con el Sindicato Unido de Educadores Técnicos de la República Argentina (Suetra).

Sigue

Tedesco salió a atacar al macrismo

El conflicto docente en la Ciudad de Buenos Aires volvió a enfrentar ayer a los gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner y de Mauricio Macri. El ministro de Educación, Juan Carlos Tedesco, aseguró que “la Ciudad no ejecutó los recursos que fueron enviados por la Nación”.

Según reprodujo ayer en su página web la agencia oficial Télam, el titular de la cartera educativa explicó que desde el Gobierno central “se transfirieron partidas a la Ciudad de Buenos Aires por una suma de $ 90.887.266 en infraestructura y equipamiento, en educación técnica, en capacitación docente”. De esa manera, replicó los dichos vertidos por Macri respecto a la falta de recursos para afrontar un incremento salarial.

Tedesco admitió sentirse sorprendido de que “Narodowski pida un esfuerzo como si no se hiciera nada desde la Nación, cuando existen recursos disponibles en la Ciudad que no fueron ejecutados por la jurisdicción”.

A última hora del viernes, Narodowski celebró que había llegado a un acuerdo con 14 de 17 gremios porteños. Sin embargo, el ministro de Educación porteño señaló que el gobierno de Fernández de Kirchner “mantenía una deuda muy importante con los docentes porteños y de todo el país”. La embestida era en referencia al incentivo docente que debe ejecutar la Casa Rosada.

Comentá la nota