Conflicto con ATE: la comuna presentó una denuncia penal

Por el robo de fusibles y otros elementos de las instalaciones eléctricas de la sede de la Intendencia. Además, personal a cargo de las reparaciones fue amenazado para que no restituya la energía en la sede central de la Municipalidad y el secretario General de Gobierno fue duramente increpado por manifestantes. El resto de las autoridades se vieron impedidas de cumplir sus funciones. La Policía miró para otro lado.
La Procuradora General de la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, Elizabeth Altamirano, confirmó que radicó una denuncia judicial por los incidentes excesivos registrados en la sede central del Departamento Ejecutivo, que abarcan desde daños y robo al patrimonio municipal, como amenazas a los empleados que trabajan.

"El día 16 llegó la manifestación, que era una expresión normal, pero luego se hizo un acampe, con corte de calles y de los acceso al edificio, así que inicié la denuncia penal en virtud a lo dispuesto en el Artículo 241, Inciso 2 del Código Penal, que es por el entorpecimiento hacia los funcionarios públicos, para poder desempeñar nuestra función, porque en un momento no podíamos entrar ni salir", explicó la funcionaria.

Agregó que la presentación efectuada inicialmente, fue ampliada luego porque se produjo corte de tránsito de la avenida El Éxodo y "por el robo de los fusibles, que no solamente constituye el delito de daño, sino que va más allá, conforme me han informado desde Servicios Eléctricos, se trata de material caro, que después se vende en el ‘mercado negro’", apuntó Altamirano.

Explicó, asimismo, que el Fiscal de Instrucción, el mismo día 16, ya imputó conforme al Artículo 241 y también hizo la imputación por el delito de robo".

Por otra parte, advirtió sobre la actuación policial que el día jueves "la policía no ha actuado conforme a las instrucciones que tiene de la Justicia, lo que se llama ‘actuar ante la flagrancia’", explicando que esto quiere decir que ante la comisión de un hecho delictual, -los policías- no tienen que esperar una orden del juez para que actúen".

"Flagrancia, en términos vulgares –ilustró-, significa ‘las manos en la masa’: vieron a uno de nuestros empleados que estaba tratando de cambiar por tercera vez los fusibles, lo amenazaron para que no lo hiciera y la policía, en vez de actuar, lo lleva a él para que haga la denuncia, obviamente en medio de amenazas y de insultos, a un empleado nuestro que estaba cumpliendo con su tarea. Eso también he puesto en conocimiento del Fiscal de turno y del Juez de Instrucción, porque no pueden exponer de esa manera a nuestro empleado municipal, que estaba cumpliendo su obligación".

Comentá la nota