Conflicto en el Central: el nuevo juez se declaró "imparcial" y elogió a Sarmiento

Ernesto Marinelli habló por primera vez luego de tomar las causas por el Fondo del Bicentenario y la remoción de Redrado. Se definió como un magistrado "independiente" y elogió el trabajo de su antecesora en el manejo de los expedientes.
El juez Ernesto Luis Marinelli, quien ayer tomó las causas por el conflicto en el Banco Central, elogió esta mañana el trabajo realizado por su colega María José Sarmiento con los expedientes, y se definió como un magistrado "independiente e imparcial".

En declaraciones a la prensa a la llegada a su juzgado, Marinelli dijo que "no es una preocupación" sufrir posibles presiones del Gobierno, y anticipó que mañana o pasado remitirá el expediente a la Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal.

Con sus declaraciones, Marinelli pareció intentar equilibrar las versiones que lo mencionaban como un juez enfrentado con el Gobierno, por cómo le fue en sucesivos concursos para ascender a camarista. Desde el entorno del magistrado deslizan que las rispideces existen, pero con el Consejo de la Magistratura y no con el Ejecutivo.

Sucede que Marinelli intentó ascender a camarista en lo Contencioso Administrativo en un primer concurso: obtuvo el primer lugar en calificaciones pero el Gobierno eligió al que había salido cuarto, Jorge Alemany. Eso, según cuentan fuentes de la justicia en lo Contencioso, no generó ningún conflicto porque el Gobierno puede elegir a quien quiera cuando el Consejo de la Magistratura presenta una terna.

En el segundo concurso Marinelli consideró que los jurados habían sido arbitrarios en la corrección de su examen y presentó un recurso de amparo contra la Magistratura. El amparo prosperó pero de todos modos fue designado como camarista un juez de la Ciudad de Buenos Aires, llamado Guillermo Treacy.

Marinelli se presentó a un tercer concurso pero lo abandonó. Hizo un planteo ante la Magistratura porque uno de los jurados, el camarista Sergio Fernández, es amigo desde hace más de 30 años de uno de los concursantes, Luis María Márquez. Cuestionó lo poco "anónimos que son los exámenes cuando, como en este caso se conocen los jurados con los concursantes. Y se bajó del concurso.

Comentá la nota