CONFLICTO BINACIONAL: MUJICA Y URRIBARRI CREEN EN LA NECESIDAD DE DESTRABARLO

El gobernador de entre Ríos, Sergio Urribarri se reunió este sábado con el presidente electo de Uruguay José Mujica • El encuentro ocurrió en una chacra en las afueras de Tacuarembó a unos 250 kilómetros de Concordia.
Allí Urribarri propuso a Mujica relanzar las relaciones a nivel regional sobre la base de entender que el corredor del río Uruguay es una de las zonas de mayor potencial de desarrollo de América del Sur.

"Estamos creando un clima", coincidieron Urribarri y Mujica tras el productivo encuentro que duró una hora diez. "Como hay una historia y un futuro en común entre uruguayos y entrerrianos creí que había que hacer gestos concretos para buscar ese futuro que nos pueda realizar. Hablamos de temas que seguro nos permitirán desarrollar el potencial que tenemos en conjunto que tienen que ver con lo académico, con lo productivo, con el transporte ferroviario y vial, y de temas que hacen a la cultura y a la integración. Hay una expectativa muy grande de los entrerrianos por lo que suceda con la gestión de Pepe Mujica y queremos avanzar en una agenda de temas con el Uruguay que apunten a desarrollar el potencial que ambos tenemos", aseguró Urribarri.

Luego indicó: "Juntos, Uruguay y Entre Ríos, son la mayor reserva agrícola ganadero del mundo. Y, juntos, disponen del mayor caudal de agua dulce, que es el insumo esencial para la producción de alimentos. Transformemos una frontera conflictiva en un horizonte infinito de producción, trabajo, educación, tecnología e integración. 250.000 kilómetros cuadrados de territorio común, casi como Nueva Zelanda y más que el Reino Unido, los Países Bajos, Grecia y Portugal", dice un documento que el entrerriano entregó al presidente electo.

Urribarri señaló por escrito en un borrador de trabajo que las cuestiones derivadas del conflicto por Botnia deben recorrer su propio camino. "Cuando salga el fallo se verán sus implicancias, mientras tanto las relaciones a nivel regional deben relanzarse de hecho y con hechos".

Según el gobernador entrerriano esos hechos son iniciativas conjuntas como la creación de un polo biotecnológico binacional que provea los saberes y las tecnologías para el desarrollo del potencial de los complejos productivos de Uruguay y Entre Ríos; la creación de una universidad binacional de Gestión Ambiental; Implementar un acuerdo para llevar a cabo en forma conjunta el dragado del río Uruguay para favorecer la navegación y, en consecuencia, favorecer las relaciones comerciales entre nuestros países, y atenuar el efecto de las crecidas; enlazar las redes ferroviarias en recuperación en Entre Ríos y en Uruguay como medio para activar el tráfico de personas entre las ciudades de frontera.

En este primer cuatrimestre del año Entre Ríos podría programar un viaje exploratorio de que una Concordia-Salto; el desarrollo de reservas naturales en islas sobre el río de manejo binacional compartido.

También le propuso le propuso a Mujica que Entre Ríos y Uruguay se asocien en una alianza por el agua para favorecer un enfoque estratégico del recurso en la región; también generar un uso común de la estructuras ya existentes como zonas francas, depósitos aduaneros y áreas multimodales de transporte con el objeto de favorecer la inversión en el área.

En materia energética se propuso la continuidad de las obras de provisión de gas a Uruguay a través de dos derivaciones del gasoducto entrerriano que ya están del otro lado del río como asimismo avanzar en un acuerdo marco para el desarrollo de energías alternativas.

Urribarri le dijo a Mujica que Concordia celebrará el año que viene el bicentenario de la gesta heroica del Éxodo al Valle del Ayuí con artistas, historiadores y ensayistas de la región.

En cuanto al delicado tema de Botnia se supo que el gobernador deslizó una propuesta al futuro mandatario uruguayo pero que las partes han mantenido en reserva.

"Lo que queremos es salir del pantano con hechos. Para eso ni Entre Ríos ni Uruguay deben poner el tema de Botnia por encima del conjunto de las relaciones. Hay que activar acciones para ir dejando el conflicto atrás sin perjuicio de que el mismo tiene una dinámica propia cuyo desenlace deberá evaluarse en el momento del fallo. Tenemos un reclamo que sostenemos como entrerrianos y como argentinos, pero hay que seguir. Desaprovechar la oportunidad que tenemos en el corredor del Uruguay sería algo imperdonable para esta generación de dirigentes", señaló Urribarri.

Finalmente el gobernador aseguró que el presidente electo de Uruguay vendría especialmente a Entre Ríos luego de su asunción.

• "Creamos un clima", aseguró Mujica

"Hoy hemos tratado de crear un clima. Este es un paso que yo agradezco y la política nuestra será tratar de cultivar las mejores relaciones que se puedan. Tenemos que tratar de construir en conjunto", aseguró Pepe Mujica.

Al ser consultado por el conflicto de la pastera y el corte del puente, comentó: "Tenemos una gran cantidad de cosas que van más allá del puente. Tenemos que cuidar el río, que no es sólo esto sino todos los desechos agrícolas y los desperdicios de las grandes ciudades sin tratar. También tenemos el tema de los puertos, los ferrocarriles que debemos arreglar e interconectar, el tratamiento de agua, temas en materia de investigación", resumió.

Y en relación a este último punto, indicó: "No sabía que existe una buena capacidad terciaria de las industrias de la alimentación del lado de Entre Ríos, lo que es un tema que nos interesa. Por eso voy a mandar dentro de poco el ministro de Cultura porque tenemos que empalmar gente nuestra que vaya a estudiar allá y de allá que vengan para acá en otras cosas".

Luego aseguró: "Lo del puente inapelablemente se va a arreglar. Tiempo más o menos, pero se va a arreglar. Lo que nosotros vamos a contribuir es a que no sea grave y a crear las condiciones que permitan que la propia sociedad que esté involucrada también vaya razonando. Pero no quiero que quede gente resentida, no quiero choques de nadie. Ese puente debe servir para ir y venir, y no tiene vuelta", remarcó Mujica.

Finalmente, resumió: "Hay coincidencias con el gobernador Urribarri y la primera relación la tenemos que tener con los vecinos que tenemos acá al lado. Hay una cuestión regional y tenemos un interés común que es el río. El río nos une y nos separa y nos obliga en problemas que son comunes".

• Sencillez extrema

A eso de las cinco de la tarde un automóvil mediano de calle proveniente de Concordia, Entre Ríos, se anunció en la chacra del doctor Ciro Ferreyra en las afueras de Tacuarembó. Al volante venía el gobernador Sergio Urribarri acompañado de su esposa.

De rigurosa bermuda, remera y alpargatas Urribarri se encaminó hacia la puerta de la finca donde lo aguardaba su más sencillo todavía anfitrión: el presidente electo de la República Oriental del Uruguay José Pepe Mujica, quien recibió al gobernador junto a su esposa, la senadora nacional Lucía Topolansky, quien deberá tomarle juramento a Mujica el 1 de marzo cuando asuma la presidencia.

Si bien se sabía que Urribarri se reuniría con el líder uruguayo este fin de semana ambos lograron mantener en reserva el lugar preciso del encuentro. A tal punto fue así que los medios de la propia localidad de Tacuarembó no sabían en a pocos kilómetros de allí se encontraba el presidente y mucho menos que se reuniría con un gobernador argentino. Pero cuando la prensa nacional uruguaya dio la noticia desde Montevideo prontamente el lugar comenzó a poblarse de periodistas y curiosos.

Antes de la reunión, ambos se intercambiaron presentes. Mujica le obsequió a Urribarri un cuadro con una figura de un gaucho del acuarelista Wilmar López, el más importante de Uruguay, y gobernador le regaló un mate y una bandera de Entre Ríos al electo presidente y actual senador uruguayo.

Comentá la nota