El conflicto por la basura "es más político que económico"

Walter Blanco, jefe de gabinete de Escobar definió el reclamo salarial del gremio de camioneros y priorizó el desarrollo de los trabajadores municipales.
La semana pasada fuentes del Sindicato de Choferes de Camiones, que lidera Hugo Moyano, manifestaron que el gremio está en estado de alerta ante la posibilidad de que empresas recolectoras de residuos y barrido y limpieza "suspendan o despidan a trabajadores".

Esta situación se origina a raíz de que las empresas de recolección de residuos de diversas comunas bonaerenses adelantaron que desistirán de ofrecer esas prestaciones, lo que provocaría la suspensión de personal camionero, si las municipalidades no abonan las deudas pendientes. Entre las comunas aludidas, figuran San Miguel y Escobar.

El Jefe de Gabinete de Escobar, Walter Blanco, reconoció en diálogo con InfoBAN que "estamos en conflicto, porque tenemos diferentes posturas."

En ese sentido graficó que "nosotros sostenemos por sobre toda cuestión seguir apoyando y estimulando al personal municipal. Para ello necesitamos hasta que exista un sistema de incremento automático apostar que el municipal crezca en su salario y no quede tan atrasado respecto a los demás empleados públicos. Lo que está reclamando el sector es legítimo, pero nosotros no estamos de acuerdo, porque lo que se está reclamando es un aumento en base al contrato, que sí lo estipula. Pero desde nuestro punto de vista eso no es obligatorio de parte del municipio."

Consultado si en la renegociación de contratos por los servicios de recolección las empresas ponen a los trabajadores al frente de la discusión, analizó que "tiene un sueldo muy alto tanto quien barre como el recolector, y ojalá en la Argentina todos tuvieran esos sueldos. Por eso nosotros estamos haciendo lo que hacemos en beneficio de los empleados municipales, porque sino no tenemos autoridad para sancionar a quien no trabaja porque tienen sus necesidades básicas insatisfechas."

Por último Blanco definió que "es una discusión política más que económica."

Empresas como Covelia, Martin y Martin, y Cliba de las comunas de Escobar, Quilmes, San Miguel, Bahía Blanca y Lomas de Zamora señalaron en un comunicado que "han agotado" sus esfuerzos para sostener "la prestación del servicio de higiene urbana".

"Ello se motiva en el reiterado incumplimiento por parte de las autoridades comunales de esos distritos de los compromisos de pago y en la redeterminación de precios, pautados en las respectivas licitaciones y contratos anteriores a junio de 2008", señalaron esas y otras prestatarias en el comunicado.

Comentá la nota