El conflicto del agro en la campaña cordobesa

La modalidad de los "escraches" en la campaña, por el irresuelto conflicto entre el Gobierno y el campo, se metió en el proselitismo de Córdoba a través de expresiones de rechazo a esa metodología.

Cada uno a su modo, los candidatos a senador nacional Luis Juez (Frente Cívico) y Eduardo Mondino (PJ-Unión por Córdoba) reclamaron a los productores que terminen con esa forma de protesta.

La Mesa de Enlace de las entidades agropecuarias también se pronunció contra los escraches, aunque volvió a polemizar con el Gobierno al criticar al ex presidente Néstor Kirchner.

La cuestión se disparó días atrás cuando el candidato santafesino del Frente para la Victoria y jefe del bloque de diputados oficialistas, Agustín Rossi, sufrió una nueva agresión de parte de grupos ruralistas; y el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, sufrió lo propio en la localidad de Lobería, en la pampa bonaerense. Entonces, Kirchner dijo que el sector rural "cambió los tanques por los tractores", aludiendo a intenciones golpistas.

Ayer se escuchó la tonada cordobesa en el debate. Juez les pidió a los ruralistas: "Dejen de joder con esa gilada del escrache, que es antidemocrática. Además, están victimizando a un tipo que no se merece aparecer como víctima", dijo en alusión a Scioli. "Si tienen ganas de protestar, junten ganas y vayan a hacer de fiscales el 28 de junio", sostuvo. Juez aprovechó para fustigar al ex presidente, al decir que "hace cinco años decía que los intendentes del conurbano bonaerense eran lo peor de la política y ahora los lleva como candidatos".

Desde el PJ, su competidor Mondino también criticó esa metodología de protesta: "Estoy absolutamente en contra de los escraches. Siempre he rechazado este tipo de metodología porque considero que es un mecanismo antidemocrático". En esa línea, expresó que para protestar "hay que valerse de los instrumentos que brinda la democracia, respetando el pensamiento del otro con tolerancia y sin actos agresivos".

Nuevo encontronazo. También la Mesa de Enlace pidió terminar con esas acciones. "No a los escraches, sí a las manifestaciones", dijo Eduardo Buzzi, titular de la Federación Agraria, rodeado de sus pares Mario Llambías (CRA), Hugo Biolcati (Sociedad Rural) y Carlos Garetto (Coninagro).

De todos modos, Buzzi replicó la acusación de "golpistas" que les efectuó Kirchner. "Es un disparate mayúsculo. El ex presidente debería hablar como un estadista y no como un provocador de barrio. Es tiempo de discutir ideas y no seguir con las bravuconadas", planteó.

Desde el Gobierno replicó el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, quien enfocó la crítica en Biolcati, al que responsabilizó por los escraches en el distrito bonaerense. "Sigo creyendo que es la incentivación de Biolcati la que motiva este tipo de acciones", dijo, para añadir sobre el dirigente de la Sociedad Rural: "Me parece un pobre tipo, no le veo cabeza para dirigir a esa entidad. Decir estupideces es gratis, pero me preocupa cuando esas estupideces están en el marco de un efecto golpista que la Argentina ya ha sufrido otras veces".

Desde Unión PRO, Gabriela Michetti advirtió que "hay demasiada tensión y agresividad en la sociedad. Es importante que los políticos lleven mensajes de paz y tranquilidad".

Comentá la nota