Confirmó Sanz una reunión por la reforma

Trató el tema con el senador Fernández, del PJ
El jefe del bloque de senadores de la Unión Cívica Radical (UCR), Ernesto Sanz (Mendoza), confirmó ayer haber mantenido una reunión con su colega kirchnerista Nicolás Fernández (Santa Cruz), en la que "se habló de la reforma política" que proyecta la Casa Rosada.

En diálogo con LA NACION, el senador explicó que el encuentro se realizó el jueves pasado en el comedor del Senado y que "el tema central de la reunión fue el Consejo de la Magistratura", del que forma parte junto con Fernández.

LA NACION informó ayer que el Gobierno envió al senador Fernández a proponerle a Sanz un acuerdo con el radicalismo para llevar adelante la reforma, en una suerte de Pacto de Olivos II. La información sobre ese encuentro fue revelada a este diario por una fuente de estrechísima confianza del senador Sanz. En declaraciones radiales ayer a la mañana, Sanz negó tajantemente haberse reunido con Fernández para hablar de ese tema: "Lo único que sé [sobre la reforma] es lo que he leído en los diarios en los últimos días", expresó. Su desmentida fue recogida también por un comunicado del Comité Nacional de la UCR. "No es verdad que me hayan mandado el bosquejo, ni el modelo, ni el borrador, ni nada", señaló Sanz.

Sin embargo, contra lo expresado en sus declaraciones radiales y en el comunicado de la UCR, Sanz reconoció anoche a LA NACION su encuentro con Fernández y que el tema de la reforma política y sus potenciales alcances en los partidos de mayor penetración territorial en la Argentina fueron parte de la conversación, junto con otras cuestiones.

"Hablamos de todos los temas habidos y por haber, y el de la reforma política del Gobierno fue uno los tantos que tocamos", dijo Sanz. Agregó que el proyecto que elabora la Casa Rosada surgió en el diálogo por iniciativa suya, ya que estaba interesado en saber si Fernández tenía alguna información. Pero negó que su interlocutor le hubiera hecho algún tipo de propuesta política o sugerido un acuerdo entre los dos partidos políticos. "No se habló nada de eso", enfatizó.

"Lo único que me dijo Fernández fue que el proyecto iba a entrar por Diputados y que favorecía a los partidos con estructuras nacionales. No me dijo nada más", explicó Sanz. Distinta había sido la versión que la fuente de la más estrecha confianza de Sanz había dado a LA NACION. Según ese testimonio, Sanz estaba sorprendido por el ofrecimiento de un acuerdo que le había hecho el Gobierno a través de Fernández y su respuesta había sido que iba a considerar el tema en el seno del partido.

El encuentro entre Fernández y Sanz ocurrió el jueves pasado, poco después de las 15, en el comedor de la Cámara alta, luego de una reunión del Consejo de la Magistratura, según pudo constatar un cronista de este diario.

Fuentes del comité nacional de la UCR confiaron ayer que el radicalismo coincide con algunos de los aspectos incluidos en la reforma política que elabora el Poder Ejecutivo, aunque se negaron a dar mayores precisiones hasta no tener en sus manos la versión del proyecto. A diferencia de lo que opinan otros referentes del Acuerdo Cívico y Social, como la Coalición Cívica, de Elisa Carrió, y otras fuerzas, en el radicalismo se reservaron el derecho a no objetar la reforma hasta conocer su contenido. "Todo lo que beneficie al radicalismo lo vamos a apoyar", afirmaron los voceros partidarios.

Comentá la nota