Confirmó el gobernador que Solidaridad es una de alternativas para el hospital

El viernes pasado el gobernador Juan Manuel Urtu-bey anunció en Cerrillos que una de las alternativas para la construcción del nuevo hospital, inicialmente previsto para la zona Sur, es el barrio Solidaridad.
Esta posibilidad fue anticipada en la edición del jueves de Nuevo Diario, mientras autoridades del área de Gobierno y Obras Públicas terminaban de entregar el proyecto en la Capital Federal.

Sobre esta noticia se había impuesto una suerte de "sillencio con la prensa" para que sea el Gobernador quien tenga a su cargo el anuncio sobre la ubicación de la obra.

Parece que finalmente ese sector de la ciudad fue el elegido por el mandatario para construir el hospital: la zona sudeste de la ciudad, supera en número de habitantes a tres de los departamentos más poblados de la provincia y los problemas derivados de la inseguridad, adicciones e insuficiencia de los servicios públicos son más notorios.

La información oficial de Casa de Gobierno indica que el centro sanitario, que atenderá también los re-querimientos de la zona Sur de la ciudad, "se construiría en el área vecina a donde hoy funciona el Centro Integrador Comu-nitario (CIC) en Solidari-dad.

Urtubey precisó que "estamos hablando de etapas, por cierto un hospital concluido sería un total de 120 millones de pesos, pe-ro iremos haciéndolo en la medida de nuestras posibilidades. Desde que se anunció un nuevo hospital en la zona Sur, para ser construido en el predio que ocupaba una boroquímica, al costado de la avenida Ex Combatientes de Malvinas, se generó una reacción por parte de la dirigencia vecinal de la zona sudeste, relativamente más pobre, más deprimida, con más trabajadores independientes y donde en los últimos años se han generado nuevos asentamientos. Algunos de los nuevos grupos de habitantes se armaron a partir de urbanizaciones encaradas por el propio gobierno, como Mera Figueroa o La Paz (denominado también ampliación Mera Figuero-a) o Sanidad. Varios de ellos comenzaron en la época de Familia Propie-taria durante la anterior gestión.

Los más recientes tienen apenas demarcadas las calles y servicios mínimos de agua y electricidad, pero la gente va de a poco levantando sus viviendas. No todas las casas son precarias y en algunos casos se observa el esfuerzo de las familias que habiendo sido adjudicadas con un lote, buscan mejorar sus condiciones de vida.

Respecto a la obra, el Gobierno no tiene definido el origen de los recursos.

El secretario de Obras Públicas Juan Carlos Galarza dijo que "estamos manejando dos alternativas: con financiamiento propio o por parte de los oferentes, pero la decisión será que y que la decisión será adoptada por el ministro de Finanzas y Obras Públicas Carlos Parodi.

Comentá la nota