Se confirmó Elsztain en el Hipotecario y activan más créditos para la vivienda

Eduardo Elsztain reemplazó a Clarisa Lifsic en la presidencia del Hipotecario, señal bien recibida desde el Gobierno. La ANSeS aportará $ 100 millones para financiar el plan
Como anticipó ayer El Cronista, Eduardo Elsztain reemplazó a Clarisa Lifsic en la presidencia del Banco Hipotecario. Ayer lo confirmó un comunicado de la entidad, en el cual se habla de “motivos personales” y se aclara que Elsztain asumirá “en forma interina”. La decisión, oficializada por la mañana mediante un comunicado a la Bolsa de Comercio, despertó expectativas sobre un inminente acuerdo entre el principal accionista privado y el Estado Nacional.

“En un año electoral, el Gobierno jugará todas las cartas necesarias para masivizar los créditos hipotecarios destinados a la clase media. Desde tasas subsidiadas hasta una virtual intervención del Banco Hipotecario”, anticipó este diario el 17 de febrero pasado. Como la relación entre Elsztain y Kirchner es buena, la avanzada estatal se da en un marco de diálogo y buscando el consenso. En este sentido, la asunción del primero como presidente del banco fue considerada positiva desde ambas partes. “Asumirá el liderazgo del banco. Como señal es muy importante”, comentó uno de sus allegados. “Es un paso para acelerar las negociaciones”, apuntaron desde la Casa Rosada.

La salida de Lifsic de Estol fue vista con alivio desde el oficialismo. Aunque se llevó una importante indemnización (ver recuadro), el recambio permite agilizar toda la operatoria del banco. “Hace más de medio año que el Hipotecario está semi-paralizado y prácticamente no otorga créditos, todo por la inacción de su presidenta”, se quejó un funcionario, que también admitió: “en un año electoral, no podemos darnos el lujo de tener el mercado de créditos hipotecarios inactivo”.

Créditos para refacción

Como aperitivo de un futuro plan de préstamos hipotecarios, ayer el Gobierno lanzó una línea para ampliación y refacción de viviendas. Son créditos personales, con tope de $ 150.000, tasa del 13% anual y a pagar en un plazo breve: dos años. Las cuotas mensuales irán desde $ 236 (en un préstamo de $ 5.000) hasta $ 7.080 (para el máximo permitido). Podrán acceder los clientes que ya tengan cuenta en los bancos que otorguen estos préstamos; y deberán presentar (además de los requerimientos de un crédito personal) una factura proforma o un presupuesto de la obra a realizar.

En la búsqueda de un inflador anímico y financiero para una economía que se desacelera, se inyectarán $ 100 millones de la ANSeS a este plan pomposamente titulado: Promoción del Consumo, la Producción y el Empleo en Marcha. En esta fase K, de aceptación del cataclismo económico internacional, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner apuntó ayer que la nueva línea de crédito sirve para “profundizar las políticas preactivas del Estado en una situación de efectos casi desesperantes”.

Durante la presentación, realizada en la Quinta de Olivos, se explicó que ésta línea de crédito es similar a las ya existentes para reparación de vehículos, compra de artículos para el hogar de producción nacional, bicicletas y computadoras fabricadas en el país. La apuesta pasa por estimular un mercado –refacción y ampliación de viviendas– que mueve u$s 2.000 millones anuales, más del 20% de todo lo que se invierte en construcción residencial. Se comentó que estos créditos serían presentados por Moreno, pero el Gobierno prefirió un rostro más amigable: Débora Giorgi, ministra de la Producción.

Comentá la nota