La UV confirmó el fin de la alianza con Juárez

En un comunicado dado a conocer en su órgano de prensa, la Unión Vecinal comunicó que el acuerdo alcanzado con el GEN “no regirá” para los comicios de este año.
Hasta diciembre, la alianza entre la Unión Vecinal (UV) y el sector político encabezado por el diputado Juan Carlos Juárez estuvo surcada por un clima optimista con miras a las elecciones legislativas de este año. Pero el mar se embraveció tanto, que apenas tres meses después, el acuerdo electoral del 2007 se transformó en un recuerdo sin posibilidad de futuro. “Ya no regirá la alianza mencionada”, expresaron desde la UV en un comunicado dado a conocer recientemente.

Como es de público conocimiento, el detonante de la situación actual fue la denuncia que involucra a Juárez por presunta retención indebida del salario de una empleada que, además, no asistía a su trabajo en el bloque de diputados de la Coalición Cívica en la Legislatura bonaerense.

La respuesta inmediata de la Unión Vecinal fue llamarse a silencio. Esa decisión no cayó bien en muchos vecinalistas disconformes con las explicaciones dadas por el legislador. El primero en levantar una voz discordante a la estrategia unilateral tomada por el presidente de la UV, Gerardo Amado, fue la del dirigente Hugo Cano, que hizo públicas esas diferencias a través de una carta.

Pero el hecho que terminó por encender la luz de alarma fue la doble renuncia –a su banca de concejal y al partido- de Amanda Robles. Días después, Oscar Luciani rompió el acuerdo que en el Concejo Deliberante mantenían ambos sectores, materializado en el interbloque Frente Unión Vecinal. Ante ese cuadro, faltaba que desde las estructuras partidarias comunicaran que en las próximas elecciones la UV y la fuerza encabezada por Juárez transitarán caminos separados. Finalmente, así quedó confirmado en la última edición de “Vecinalismo Hoy”, el órgano de prensa de la UV.

AQUEL ACUERDO

Bajo el título “La UV a sus afiliados y al pueblo de Luján”, el partido presidido por Amado se expresa sobre el caso Juárez. En uno de los primeros párrafos del escrito hecho público días atrás, se indica que “careciendo la UV de autoridad y competencia para emitir juicio al respecto, la Unión Vecinal decidió esperar hasta tener información fehaciente sobre los hechos informados”.

Más abajo, los autores del comunicado le hacen un guiño a Juárez al indicar que “los hechos mencionados no llegaron a los estrados judiciales y se mantuvieron en el estado periodístico”.

“Que tratándose de casos referidos a la jurisdicción administrativa de la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires los sucesos relatados, de cuya veracidad no tenemos constancia fehaciente, a la Unión Vecinal de Luján no le conciernen ni le afectan, por no haber tenido ni tener relación alguna con ese organismo ni su administración, ni agentes; ni participación alguna en aquellos.

“La única vinculación por la que la información periodística relacionaba a la Unión Vecinal con el caso en cuestión, es la existencia del Frente Unión Vecinal, que esta agrupación municipalista suscribió con el GEN, como si el ejercicio de una alianza legalmente constituida comportara responsabilidades sobre hechos no políticos presuntamente ocurridos un año después de la constitución de aquel”, argumentan desde la UV.

Luego de especificar los detalles administrativos del acuerdo alcanzado en 2007 y de aclarar que “la Unión Vecinal no recibió subsidio alguno de ningún organismo ni institución oficial, ni empresa” durante y después de la campaña electoral, el comunicado deja en claro que “ya no regirá la alianza mencionada, ya que las alianzas previstas por la legislación electoral rigen para las elecciones en que tuvieron vigencia”.

Al margen de las cuestiones estrictamente jurídicas sobre el armado de acuerdos electorales, muy distintas eran las expresiones de los dirigentes vecinalistas a fines del año pasado. En ese momento, ninguno de los sectores ponía en duda que en las próximas elecciones volverían a repetir la fórmula del 2007. Así quedó reflejado en la cena de fin de año realizada en el Club Ateneo, el mismo escenario que tan sólo dos meses después fue el lugar físico de una reunión que terminó en escándalo, con Hugo Cano y la denunciante Eliana Cufré echados por determinación del propio Amado. Ese día, el objetivo era conocer de boca de Juárez las explicaciones sobre la denuncia que lo involucra.

Comentá la nota