Confirmaron que SAETA pagó de más a las empresas del transporte urbano

Tras las informaciones volcadas por Nuevo Diario sobre una auditoria que ordenó realizar el gerente general de la Sociedad Anónima de Transporte Automotor (SAETA), Gastón Moreno, surgieron informaciones extraoficiales que indican que la empresa habría pagado desde 2005 hasta ahora, más de 13 millones de pesos por kilómetros que nunca se recorrieron.
Según lo indicado por fuentes cercanas al sistema, desde agosto de 2005 (cuando SAETA comenzó a funcionar), las primeras mediciones de los kilómetros recorridos por cada una de las empresas se habrían hecho con camionetas puestas por los empresarios. Para hablar de esta situación hay que remontarse al inicio de la concesionaria cuasi estatal, cuando al frente de la SAETA estuvo Luis Yanes. Este fue alejado en el gobierno de Juan Manuel Urtubey luego de conocerse (como publicó Nuevo Diario en diciembre de 2007), que Yanes estaba procesado por defraudación a la Administración Pública en la Justicia de Buenos Aires. En el caso del ex gerente de la SAETA, se supo que el operativo para sacarlo del frente de la concesionaria vino de dentro de la empresa en 2007 a pesar de que su procesamiento estaba desde 2005. En el caso de Moreno, quien sigue encabezando SAETA, las informaciones salieron también de dentro de la concesionaria. A ello se agregan las ya conocidas denuncias del titular de la UTA, Oscar Cruz, que ya logró que Urtubey saque de la Autoridad Metropolitana de Transporte (AMT), a Eduardo Larrinaga, y que solicitaba también la cabeza de Moreno.

Diferencias `negociables`

Las diferencias en la cantidad de kilómetros declarados y los realmente recorridos no son para menos. La SAETA paga a los transportistas por kilómetro recorrido. Este actualmente es de $2,95, y se retribuye cerca de 10 millones de pesos por mes en total a todos los corredores. El hecho de que una medición disponga cinco kilómetros de más suma.

Es que el pago se hace por la vuelta que realiza cada colectivo diariamente.

Según se explicó los kilómetros que pueda medir un colectivo y una camioneta son distintos, más aún si no hay un instrumento homologado para hacer la medición. De haberse realizado las primeras mediciones con camionetas de los transportistas se cae en la sospecha de hasta donde fueron correctas. En el medio quedan los funcionarios de la SAETA que tendrían que haber velado por estos controles, para evitar que la empresa pagara por kilómetros que nunca se hayan recorrido.

Otro comentario indica que la actual auditoria -la primera que se hace en cuatro años de funcionamiento de la concesionaria con una empresa que tomó todos los recaudos para realizar el control-, alimenta las sospechas. Las informaciones que llegaron a este medio indican que la necesidad de auditoria surgió en mayo, luego de que por un control los técnicos de SAETA se dieran con que uno de los recorridos tenía menos kilómetros de los que se pagaban. En ese caso, el transportista habría apuntado a `negociar`, para que de la diferencia entre una y otra medición se pueda llegar a un `acuerdo` y se reconozca, al menos, la mitad de esa diferencia.

Comentá la nota