Confirmaron merma del 20% en la cosecha

El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) difundió los datos correspondientes a la segunda etapa del pronóstico de producción de uvas de la cosecha 2009. Se espera un año complicado para los empresarios del sector.
Los productores de San Juan ya lo veían venir. Y no es para menos si los embates climáticos de los últimos meses ocasionaron grandes pérdidas en las zonas vitivinícolas más importantes de la provincia. El resultado: una merma del 20,51 por ciento en la cosecha de uva de este año, según el pronóstico difundido por el INV ayer.

El organismo ya había estimado en diciembre pasado una baja en la producción local del 11 por ciento para 2009, pero la situación empeoró después de las lluvias y granizo ocurridos a fines de ese mes y principios de enero.

De esta manera, se estima que se cosecharán en San Juan 6.610.086 quintales de uva, y no los 7.392.138 quintales que se creía a fines de 2008.

Para Mendoza las cifras tampoco fueron alentadoras. De acuerdo con el INV, la cosecha de la provincia vitivinícola más importante del país sufrirá una baja del 3,33 por ciento, y se espera levantar 17.636.599 quintales de uva.

Según manifestó el licenciado Guillermo García, presidente de la entidad, las causas de esta disminución, sobre todo en el caso de Mendoza, son además de los incidentes climáticos de los últimos meses, problemas de brotación, floración y cuaje en algunas variedades de alta producción.

Asimismo, García recordó que la segunda etapa del pronóstico para este año se adelantó 10 días de su fecha prevista, debido a la advertencia de que los datos eran menores a los informados durante la primera etapa del pronóstico de diciembre. “Por lo tanto, la difusión es para que los gobiernos provinciales tomen las decisiones respecto del porcentaje destinado a mosto y de financiamiento de esta cosecha”, señaló el funcionario.

En relación con lo anterior, agregó que “esta aclaración es importante porque los técnicos del INV plantean que hay unos quince días de evolución muy significativos, en cuanto a volumen total de la cosecha”.

A nivel nacional, en el ajuste del pronóstico publicado ayer se estima que la producción total del país, que contempla a todas las provincias vitivinícolas, será de 26.068.416 quintales, una cifra inferior a los 28.319.008 quintales de la vendimia 2008.

Las provincias

Salvo en un caso, el volumen de cosecha de estimado para este año, en comparación con el pasado, resultó ser negativo en todas las regiones vitivinícolas del país.

Como ya vimos anteriormente, la región que peor resultados obtuvo fue San Juan, superando un 20 por ciento de merma para este año. A ésta le sigue Catamarca, que aunque es una provincia que en promedio no supera los 200 mil quintales de producción promedio por año, para este año espera tener una disminución del 10 por ciento.

A continuación se encuentran Córdoba, con una baja del 7,74 por ciento, La Rioja, con una disminución del 2,67 por ciento, Mendoza, con su caída del 3,33 por ciento y Salta, con una merma del 1,70 por ciento en su producción estimada para este año, respecto a la del año pasado.

La excepción está en Río Negro y Neuquén, cuya producción aumentó un 82 por ciento en el periodo mencionado, según la cifra del INV.

Observando mejor las cifras publicadas por el Instituto, la razón de este notable incremento en realidad se debe a una recuperación de la producción más que a un aumento. Es que en 2007, la cosecha de esta región fue de 268 mil quintales, pero al año siguiente la producción disminuyó más del 45 por ciento y se cosecharon alrededor de 146 mil quintales de uva. Ahora, la última estimación del INV sostiene que por lo menos en el caso de estas dos provincias, el volumen de cosecha será similar al de 2007.

Lo que se viene

Las cifras publicadas por el INV, si bien se corresponden con las estimaciones de los productores, que a causa de las tormentas acusan según los casos pérdidas de hasta el 30 y el 40 por ciento, no traen tranquilidad a los empresarios vitivinícolas del sector.

En principio, todavía queda saber cuál será el porcentaje destinado a mosto, que los dirigentes de las provincias deberán acordar en los próximos días, aunque ya se estima que sería del orden del 20 por ciento.

Asimismo, aún se especula cuál será el valor estimado de la uva. Entre los productores se afirma que este año los empresarios mosteros, que cada año se caracterizan por ser uno de los grandes fijadores en el precio, deberán pagar un mayor valor por la baja en la oferta. Por otra parte, dado el bajo tenor azucarino que se espera tenga la uva durante este año (también por culpa del clima), los mosteros deberán ampliar su volumen de compra en comparación con otros años.

De esta manera, la novela de la vendimia 2009 aún dará de qué hablar en los próximos días. VM.MP.

Comentá la nota