Confirman que en el NEA persiste el mayor problema de empleo del país

La publicación de un informe sobre el mercado laboral regional confirmó que las cuatro provincias del NEA tienen el mayor deterioro del país, con los mayores niveles de desocupación directa, subocupación neta de los beneficiarios de planes sociales y los desempleados que no buscan trabajo, que el Indec no considera desocupados.
La región promedia, junto a las provincias del NOA, un nivel de empleo en negro del orden del 41,4% de la población empleada.

Sobre la base de la última Encuesta Permanente de Hogares (EPH), la consultora Economía & Regiones anotó, en un informe comparativo de la situación regional, que el NEA presenta la tasa de actividad más baja del país. Se trata del cociente entre la población económicamente activa (PEA) y la población urbana total relevada por la EPH y representa el porcentaje de la población que tiene o busca en forma activa un empleo en relación con la población total, reflejando la oferta de trabajo. El crecimiento de la tasa implica la incorporación de nuevos trabajadores al mercado laboral y con 36,21% la tasa de actividad de la región está a 10 puntos por debajo de la media nacional de 46,1%.

La diferencia explica que la desocupación directa de la región sea también la más baja del país (4,9%), ya que no es debido a la salud de la economía y a los nuevos puestos de trabajo que se generan, sino a que no se consideran desocupadas las personas que reciben asistencia social o que simplemente ya no buscan trabajo.

Norte Grande complicado

Aunque contrastan en los picos de mayor y menor desocupación directa del país, las dos áreas que componen la Región Norte Grande de Argentina, el NOA (9,3 % de desempleo) y el NEA (4,9%) presentan indicadores laborales que coinciden en señalar la precarización del empleo. Sólo se diferencian en el nivel de tasa de actividad, que indica que al menos en Catamarca, Tucumán, Jujuy, La Rioja, Salta y Santiago del Estero sigue siendo mayor la oferta de trabajo que en Chaco, Misiones, Corrientes y Formosa.

"La Región NOA registra la mayor tasa de desocupación (9,3%) del país, junto con una elevada tasa de subocupación (8,5%). En tanto, la tasa de empleo es la más baja del país, 37,9% (cuando en el total de aglomerados urbanos supera al 42,3%), y la tasa de actividad es una de las más bajas 41,8% (inferior al 46,1% del total de aglomerados urbanos). A su vez, la situación crítica del mercado laboral del NOA se ve agravada por las elevadas tasas de trabajo en negro, que alcanzan al 45,3% de los asalariados ocupados.

Las condiciones dentro de la región, el aglomerado Gran Tucumán - Tafí del Valle muestra la mayor tasa de desempleo (11,8%); mientras que Santiago del Estero - La Banda se presenta como la jurisdicción con menos desocupación (5,2%), señala el informe de Economía & Regiones.

"En la Región NEA, la situación del mercado laboral es la contracara de lo que ocurre en la región Gran Buenos Aires: Las tasas de desocupación (4,9%) y subocupación (4,7%) se ubican entre las más bajas del país. En este caso, la tasa de desempleo se ubica casi 3,5 pp por debajo de la registrada en la esfera nacional (8,4%). El principal factor que explica las bajas tasas de desocupación y subocupación es la escasa tasa de actividad de la región (de hecho, es la más baja del país: 34,4%); es decir que, en esta región, un pequeño porcentaje de los individuos se encontraban buscando activamente un empleo. Consecuentemente, las presiones sobre el mercado laboral resultaron ser menores que en el promedio del país. En estos casos, podría existir un desempleo encubierto o potencial. Además, el dinamismo de las economías regionales, impulsadas por los altos precios de las commodities de exportación, que motorizó la actividad agrícola de la región y la producción de manufacturas de origen agropecuario durante 2007 y la primera mitad de 2008, quedó casi extinto con la crisis internacional y la consecuente reducción de las exportaciones y del precio de los commodities. Por ende, el dinamismo de estos sectores que había permitido aumentar el empleo en estas provincias tiene un efecto contractivo sobre el mercado laboral, una vez desatada la crisis. Por otra parte, es la segunda región con mayor índice de empleo en negro (41.4%), 5 puntos porcentuales por encima de la media nacional", analizó la consultora que conduce el economista Rogelio Frigerio.

Comentá la nota