Confirman 4 muertes por Gripe A en el país

Lo anunció el Ministerio de Salud. De los tres decesos que tuvieron lugar durante esta jornada, dos pertenecen a la provincia de Buenos Aires y uno a la Capital Federal

Tres personas, dos bonaerenses y un porteño, se sumaron hoy a la lista de víctimas fatales de la gripe A en la Argentina, donde la expansión del virus H1N1 puso en guardia a las autoridades sanitarias luego de que se confirmara la primera muerte este lunes.

Así lo confirmó oficialmente esta noche el Ministerio de Salud de la Nación, al cabo de una jornada en la que las autoridades decidieron focalizar el esfuerzo en la protección de la "población de riesgo", es decir en las personas que se verían más afectadas por el contagio de la gripe A.

En una conferencia de prensa, el viceministro de Salud de la Nación, Carlos Soratti, dijo que además de las cuatro personas que murieron, otras tres permanecían internadas en terapia intensiva en estado reservado.

A su vez, el total de personas contagiadas ascendió a 871, en su gran mayoría residentes de la región metropolitana.

Una de las personas que murió este martes fue un menor que padecía meningitis, cuyo padre del pequeño había viajado el exterior, por lo que se estima que esa circunstancia podría relacionarse con su contagio.

A su vez, un joven de 28 años que estaba internado en un sanatorio de La Plata se sumó al fallecimiento de la beba de tres meses que era asistida en el Hospital Posadas, en la localidad bonaerense de Haedo.

El presidente del Cucaiba, Clemente Raimondi, informó que la muerte del joven de 28 años se produjo el viernes último a las 10:50 de la mañana y señaló que los estudios que se le habían hecho, incluso en el Instituto Malbrán, ratificaron la presencia del virus de la gripe A.

El muchacho había sido trasplantado hace nueve años en el Hospital Rossi de la capital bonaerense y ante la aparición de un cuadro con complicaciones respiratorias fue internado nuevamente allí, donde se produjo su deceso.

El joven, cuya identidad se mantuvo en reserva, había recibido una médula ósea en junio de 2000, después de que le diagnosticaran leucemia mioloide crónica un año antes, por lo que sus defensas había sido disminuidas con el fin de evitar que su organismo rechazara el transplante.

Raimondi dijo que aún no se podía establecer cómo se produjo el contagio en este caso.

Señaló que el joven "había ido a un recital, un evento masivo, varios días atrás", pero aclaró que "es muy difícil" saber si allí se pudo contagiar del virus de la gripe A.

En el caso de la beba, de la que no se había hallado nexo epidemiológico que explique su contagio, se trataba de una niña que había nacido en forma prematura y bajo peso, que había sido reingresada al hospital por problemas respiratorios típicos de su condición.

Familiares de la pequeña dijeron este martes a la prensa que -de acuerdo con su criterio- la beba contrajo gripe A en el mismo sanatorio de Haedo, ya que mientras estaba hospitalizada alcanzó su pico de fiebre.

Comentá la nota