Confirman la muerte de un líder talibán en un bombardeo en Pakistán.

Un colaborador de Baitullah Mehsud dijo que falleció esta semana en un ataque de los EEUU. El gobierno pakistaní también ratificó su muerte. Estaba acusado de atentados y asesinatos, entre ellos el de Benazir Bhutto.
El líder de los talibanes de Pakistán, Baitullah Mehsud, quien encabezó una campaña de atentados y asesinatos contra el gobierno de su país, murió esta semana en un ataque aéreo estadounidense, afirmó ayer un comandante talibán y colaborador personal del jefe rebelde.

Más temprano, el canciller de Pakistán, Shah Mahmood Qureshi, dijo que información de inteligencia indica que Mehsud murió el miércoles en un bombardeo contra la casa de su suegro en la región tribal del noroeste del país, pero que las autoridades viajarán a la zona para verificar su muerte y estar "100% seguros".

Fuentes de inteligencia estadounidenses y paquistaníes que pidieron no ser identificadas dijeron que Mehsud murió en un ataque aéreo realizado por la CIA.

"Confirmo que Baitullah Mehsud y su mujer murieron en un ataque misilístico estadounidense en Waziristán del Sur", dijo el comandante talibán Kafayat Ullah en declaraciones telefónicas citadas por la cadena de noticias CNN.

La muerte de Mehsud sería un importante avance en los esfuerzos de Estados Unidos y Pakistán por erradicar a los talibanes y Al Qaeda, según analistas.

Pero Mehsud tiene lugartenientes que podrían ocupar su lugar, y fuentes de la inteligencia paquistaní dijeron creer que los talibanes ya iniciaron reuniones en las regiones tribales para elegir un nuevo jefe.

Entre otros numerosos ataques, Mehsud estaba sospechado de haber organizado el atentado que mató a la ex primera ministra paquistaní Benazir Bhutto, pese a que lo había negado.

Pakistán afirmaba que tenía vínculos con la red Al Qaeda, lo consideraba su amenaza interna número uno y preparaba una vasta ofensiva contra él.

Estados Unidos, que ofrecía 5 millones de dólares por su captura, lo vio durante años como una amenaza menor que otros jefes talibanes de Pakistán o del vecino Afganistán o que líderes de Al Qaeda, en parte porque sus ataques se centraban en Pakistán.

Pero esa opinión pareció cambiar en los últimos meses, cuando Mehsud comenzó a tener más poder y surgieron temores de una desestabilización de Pakistán, un aliado clave de Estados Unidos en su guerra contra el fundamentalismo islámico, y de la región.

Las fuentes de inteligencia paquistaní dijeron que el cuerpo de Mehsud fue enterrado en el poblado de Nardusai, en Waziristán del Sur, cerca del lugar del ataque.

Un lugareño dijo que Mehsud estaba en la casa de su suegro atendiéndose por una dolencia renal. Un doctor le había puesto un suero cuando el misil cayó sobre la vivienda. El lugareño dijo que fue el funeral del jefe talibán, informó CNN.

Comentá la nota