Confirman que Michetti se le plantó a Macri por el juego

Vieron que Mauricio no firmó?", le dijo la vicejefa de Gobierno porteño a su equipo el viernes. Y entonces, hubo brindis y hasta baile y guitarreada. Fue el corolario de la marcha atrás que dio el Gobierno porteño en la firma de un convenio entre la Ciudad y la Nación (lease, "el kirchnerismo") que establece entre los dos estados el reparto de la recaudación proveniente de los juegos de azar.
Este convenio, sostenían algunos macristas, implicaba una renegociación favorable para la Ciudad: se proyectaba pasar de 170 millones de pesos anuales a 340. Pero Michetti se plantó firme ante su jefe político. Es que a principios de la semana pasada, notas periodísticas y alertas surgidas desde la Coalición Cívica, advirtieron que la firma del convenio fortalecería la posición del empresario kirchnerista Cristóbal López en el tablero del juego porteño. Su empresa explota las máquinas tragamonedas en Palermo y la concesión fue extendida por un decreto presidencial de Néstor Kirchner para el año 2032.

A mitad de semana hubo una reunión de la llamada "mesa chica" de gobierno. Además de Macri y Michetti, estuvieron, entre otros, los funcionarios Horacio Rodríguez Larreta, Marcos Peña y José Torello. La discusión fue dura. El jueves, Macri anunciaba que no iba a firmar el convenio. "Gabriela no estaba de acuerdo y su posición era inflexible; Mauricio entendió que detrás del convenio había poca transparencia", confió un funcionario muy cercano a Michetti. Otras fuentes aseguraron que la inflexibilidad de la vicejefa incluyó dejar el gobierno si se avanzaba con el convenio. En el entorno de Michetti ponen paños fríos: "Es falso", afirmó ayer su vocera Paula Schuster.

"¿Saben por qué surgen estas versiones de enfrentamiento entre Macri y Michetti? Porque Gabriela mide muy arriba en las encuestas y esto genera celos, inclusive dentro del PRO", especuló un dirigente enrolado en el michettismo.

Comentá la nota