Confirman gremios que paran sin suba del 20%

• Arranca esta semana discusión clave en provincias
La relación 2010 entre los gremios docentes y el oficialismo arrancó con el pie izquierdo. Tras la negativa del ministro nacional Alberto Sileoni a discutir un básico de 1.900 pesos para los maestros de todo el país, los dirigentes de los principales sindicatos anticiparon que, de no obtener un aumento cercano al 20%, no está garantizado el normal inicio del ciclo lectivo.

Con este antecedente, los docentes bonaerenses iniciarán hoy las negociaciones con autoridades del Gobierno de Daniel Scioli, mientras sus pares de la Ciudad de Buenos Aires se reunirán el viernes con funcionarios del Ministerio de Educación.

Los docentes agremiados en SUTEBA adelantaron que le solicitarán al director de escuelas bonaerense, Mario Oporto, un aumento salarial cercano al 25%, mientras el Frente Gremial Docente Bonaerense planea reclamar un incremento del 20%.

Deseo

Por su parte, el secretario general de la Unión Docentes Argentinos Bonaerense, Alfredo Conde, expresó su deseo de que la negociación «no se base en un regateo constante». «No queremos dádivas, buscamos una recuperación salarial que beneficie la calidad de vida docente», agregó el dirigente.

Los docentes, además de un aumento en los haberes, pedirán a los funcionarios «la devolución de los descuentos que se les realizaron» a quienes adhirieron a medidas de fuerza durante 2009. Éste, precisamente, será uno de los principales detonantes de un conflicto de largo plazo. El Gobierno de Scioli ratificó la continuidad de la medida en sintonía también con la postura de Sileoni, quien el viernes les transmitió a los cinco principales gremios: «Día no trabajado, día no cobrado».

En tanto, los maestros de los 17 gremios docentes de la Ciudad de Buenos Aires se reunirán el viernes a las 9 con autoridades del ministerio que conduce Esteban Bullrich.

En un comunicado, la cartera educativa de la administración de Mauricio Macri sostuvo que el objetivo de la reunión «es brindar el espacio para que los gremios docentes puedan plantear sus aspiraciones y necesidades en materia laboral».

La situación se repite en la mayoría de las provincias. Por caso, en Santa Fe, la conducción de la Asociación del Magisterio de Santa Fe tiene una resolución de asamblea que la instruye a no comenzar el ciclo lectivo en caso de que no se acuerden aumentos salariales con el Gobierno de Hermes Binner.

En la misma línea se mueven desde hoy los dirigentes docentes de Entre Ríos, que solicitarán una audiencia con el gobernador Sergio Urribarri para plantear la necesidad de un aumento cercano también al 20%.

Los sindicatos docentes de al menos una docena de provincias terminaron el ciclo lectivo pasado en medio de un plan de lucha, que incluyó paros de actividades ante la negativa de los gobiernos provinciales de conceder un incremento salarial al sector.

La postura oficial no parece haber cambiado: los gobernadores ya anticiparon que no están en condiciones de conceder los porcentajes de aumentos que reclaman los gremios. Todo en un contexto de dificultad financiera que agobia a las administraciones provinciales y que sumará también en pocos días más la batalla de los trabajadores estatales por una mejora en los salarios, en sintonía con el planteo de la CGT nacional.

Piso

Las tratativas en pos de lograr subas salariales antes del inicio del nuevo ciclo lectivo comenzaron el viernes, a nivel nacional, cuando los gremios del sector pidieron que el piso del sueldo se fije en 1.900 pesos, en el marco de la primera reunión técnica previa a paritarias que convocará el Ministerio de Trabajo de la Nación.

Sileoni rechazó el reclamo de un piso salarial que supere los 1.490 pesos y calificó la propuesta como «un disparate». Y confió en llegar a un acuerdo en la reanudación de las negociaciones, posiblemente esta semana, para arribar a un acuerdo antes del 15 de febrero. Parece difícil.

Comentá la nota