Confirman que está vivo el sacerdote argentino que misionaba en Haití

El sacerdote franciscano argentino Antonio Mancuello, misionero en Haití y quien fue reportado como desaparecido por su familia, está vivo y en buen estado de salud, confirmó un superior de la orden de frailes católicos.
"Fray Antonio Mancuello se encuentra muy bien", aseguró Ricardo Montezuma, responsable de la misión franciscana en Centroamérica.

El sábado pasado, la familia de Antonio Mancuello había informado que no sabía nada del religioso desde el trágico terremoto que el martes pasado azotó a Haití.

"La orden franciscana presente en Centroamérica la integramos 300 frailes y de ellos 20 trabajan en Haití. Los responsables de la orden se comunicaron el día del terremoto con compañeros de Fray Antonio y confirmaron que todos los sacerdotes se encuentran bien", aseguró Montezuma, desde Guatemala.

El superior dijo que Mancuello se encuentra alojado en la iglesia Cruz de Misión, que es una de las que quedó en pie en Puerto Príncipe tras el sismo.

Montezuma señaló que los religiosos están abocados a tareas de rescate y asistencia a los heridos e indicó que permanecerán en Haití "para ayudar con las necesidades básicas".

"Ellos, al encontrarse bien y sin heridas, decidieron acompañar al pueblo haitiano y colaborar con los heridos que tienen alrededor", señaló.

Mancuello, de 57 años, vivía desde hace apenas una semana en el centro de Puerto Príncipe, tras haber morado durante meses en la periferia de la capital haitiana, con el resto de integrantes del grupo de misioneros de la orden franciscana, en el que era el único argentino.

Por ahora hay oficialmente un sólo argentino fallecido como consecuencia del terremoto de 7 grados en la escala de Richter que azotó el pasado martes el país caribeño, el gendarme Gustavo Gómez, de 33 años, cuyos restos llegaron hoy a Buenos Aires.

Comentá la nota