Confirman cuatro casos de dengue autóctono y brote en la zona sur

Confirman cuatro casos de dengue autóctono y brote en la zona sur
El secretario de Salud Pública municipal, Luis Dimenza, confirmó anoche un total de cuatro casos de dengue autóctono en Rosario y dos nuevos procesos similares en Pérez. "Declaramos un brote local en la zona sur de la ciudad", indicó el funcionario a La Capital, mientras diagramaba la ampliación de los correspondientes bloqueos sanitarios. En tanto, el gobernador Hermes Binner disparó contra la Casa Rosada al afirmar que "la Argentina fue desbordada por una falta de planificación" frente a la enfermedad.
"Tenemos 20 casos de dengue confirmados en Rosario, 16 de ellos importados y cuatro autóctonos: dos personas que habitan en barrio Tablada y otras dos provenientes de la zona de Corrientes al 3800", detalló Dimenza.

Tras declarar "un brote local en la zona sur de Rosario", el funcionario dispuso la expansión de los bloqueos sanitarios encarados en la mañana de ayer en la zona comprendida por Saavedra, Mitre, Biedma y San Martín, otro cerca de Lamadrid al 200 y el restante en más de 20 manzanas localizadas en barrio Godoy, avenida Las Palmeras hacia el sur, en el límite de Pérez, donde ya existía un caso autóctono confirmado.

Asimismo, Dimenza certificó 30 síndromes febriles en estudio. "Se instensificará el trabajo en todos los distritos, articulando esfuerzos con los ciudadanos. Lo primordial es vaciar cada casa de elementos que acumulen agua limpia, eliminar los criaderos de larvas de mosquitos y garantizar los bloqueos", agregó.

El municipio ya coordinó con la provincia la compra en mayor escala de repelentes de mosquitos hasta que comience la distribución gratuita (en 30 días) del que producirán en forma conjunta ambas administraciones. También la contratación de nuevos equipos de fumigación.

Antes del anuncio de Dimenza, el gobierno provincial había dado cuenta de 200 síndromes febriles en estudio en todo el territorio santafesino, además de la confirmación de 35 casos importados (24 en el nodo Rosario) y de 420 autóctonos en Hersilia, sus autoridades cuentan más (ver aparte).

Los bloqueos consisten en fumigaciones, mientras que en las viviendas se interroga sobre la existencia de cuadros febriles para derivarlos al centro de salud más cercano y verificar si hay compatibilidad con el dengue.

También constatan la presencia de recipientes (potenciales criaderos de larvas)y los retiran. A su vez, se fumiga la casa, que después debe quedar cerrada durante dos horas.

Binner, en tanto, instó a la población a tomar nota de las advertencias oficiales: "Pasa por conocer el comportamiento del Aedes aegypti, el mosquito transmisor, que vive en Africa y se desarrolló en varias regiones de América latina, y por atender las indicaciones sanitarias". También recordó que "hace muchos años que se viene reclamando por los medios audiovisuales la necesidad de no permitir el desarrollo de este mosquito, que tiene hábitos diferentes porque deja sus huevos en agua limpia y pica de día".

Sobre la presencia del Aedes aegypti, alertó que "también transmite la fiebre amarilla" y, al respecto, rememoró la gran epidemia de 1880 en Buenos Aires. "Tenemos que pensar de qué manera controlar la reproducción del insecto, algo absolutamente posible con la participación de la población y el Estado", agregó.

Por eso el jefe de la Casa Gris aconsejó "estar atentos y tratar de tener controles de vectores y sanitarios para que esto no vuelva a ocurrir", tras lo cual enfatizó que "el gobierno nacional no tenía estructura ni planificación".

"Había dos personas a nivel nacional dedicadas al control y se sabía acerca del dengue en Brasil y en Bolivia, que era una cuestión de tiempo pero que iba a llegar", prosiguió Binner, para luego sentenciar: "Desde el punto de vista sanitario, la Argentina fue desbordada por una falta de planificación".

Comentá la nota