Confirman que Corrientes cerrará el año con déficit fiscal

Las finanzas correntinas cerrarían con un pasivo cercano al 1 por ciento del PGB. Aún queda la posibilidad de que la Nación refinancie los pasivos que vencen este año. Rechazan emitir cuasimonedas y realizar ajustes.
En un año la situación fiscal de las provincias, y en particular la de Corrientes, se deterioró enormemente entre otras cosas, por la imposibilidad de contener el gasto que se disparó por la inflación.

A comienzos de año, Corrientes era considerada la tercera provincia mejor administrada, hoy pasó al puesto 6, con un déficit que se acerca al 1 por ciento del Producto Bruto Geográfico provincial.

Entre otras cosas, la situación fiscal se deterioró por la ausencia de una refinanciación de sus pasivos, más de 360 millones de pesos que vencen este año. Si bien aún hay posibilidades técnicas de conseguir una asistencia política antes de que cierre el ejercicio, servirá para contener parte de las erogaciones corrientes.

Hasta ahora la situación fiscal es manejable para el gobernador electo, que ya anticipó que no habrá ajustes ni se emitirán cuasimonedas para financiar el déficit fiscal. La alternativa más viable es conseguir que la Nación salga al rescate financiero reprogramando parte de estos pasivos.

La consultora Delphos sostuvo que "la mayoría de las provincias que solían ser superavitarias no podrán escaparle al déficit este año. Tal sería el caso, por ejemplo de Córdoba, Chaco, Corrientes y Entre Ríos".

"Sólo 4 provincias cerrarán con superávit fiscal (San Juan, Santiago del Estero, La Pampa y Chubut)", el resto de las jurisdicciones deberán buscar fuentes de financiamientos para no cortar la cadena de pagos a fin de año.

La consultora resaltó que Corrientes está ubicada en la 6ª posición de mejor desempeño fiscal, un ránking elaborado sobre la base de que el mejor desempeño lo tiene quien logrará un mayor superávit fiscal.

Pero si se mide el déficit fiscal con respecto al PGB, la jurisdicción desciende una posición más, es decir es la 7ª provincia mejor administrada del país.

A la ausencia de una refinanciación de pasivos, hay que sumarle el ritmo de crecimiento de la coparticipación federal, muy por debajo de años anteriores, incluso no superó el porcentaje de inflación real.

Además, las transferencias para Corrientes fueron casi un 20 por ciento menos de las previstas por la Nación, pero fueron compensadas con la coparticipación sojera.

En este esquema de crisis fiscal, el gobernador electo Ricardo Colombi, tiene pocas posibilidades para enfrentar el pago de los salarios y los compromisos financieros de fin de año.

Deuda flotante

El otro frente que debe atender la provincia es la abultada deuda flotante, que al menos se habría duplicado durante este año y hay muchas dudas sobre cómo se incrementó este pasivo.

Las autoridades tendrán que trabajar en poco tiempo para que la provincia consiga por un lado, una refinanciación de los pasivos consolidados y por el otro, determinar el estado real de las finanzas correntinas.

Pese al déficit fiscal, confirmado por varias consultoras privadas, el incremento de la deuda flotante y la ausencia de una refinanciación de los pasivos, Ricardo Colombi considera que en poco tiempo podría superarse esta etapa muy crítica.

Por el momento, la provincia buscará ahorrar de donde pueda para hacer frente a todas las erogaciones de diciembre, luego vendrá la etapa de negociación con la Nación.

Comentá la nota