Se confirman casos de médicos y enfermeros licenciados con cuadros respiratorios severos.

Lo aseguró el titular de la Cicop, Pablo Díaz Cisneros. Dos médicos y dos enfermeros sufrieron cuadros de neumonía. La planta hospitalaria se prepara para una segunda embestida.
El responsable de la Cicop en Tandil Pablo Díaz Cisneros confirmó ayer que además del cansancio y el estrés, profesionales de la salud que prestan servicio en el Hospital Municipal se han visto afectados por severos cuadros respiratorios, en el marco de la emergencia sanitaria.

"De lo que podemos hablar es que por suerte no hablamos de fallecidos aunque sí de enfermos de gripe, que han ocurrido más en este momento que en otros del año por lo estacional, pero evidentemente hemos tenido gente enferma que se tuvo que retirar con síntomas de gripe, con además una neumonía asociada", reconoció ayer Díaz Cisneros, al ser consultado sobre la exposición de los profesionales a la pandemia.

En tal sentido, explicó que piensan "que evidentemente tiene que ver con todo esto, pero por suerte no hemos tenido que soportar víctimas fatales", luego de que a nivel nacional se conociera el primer informe sobre el impacto en la primera línea de atención dentro de hospitales y centros sanitarios.

Sobre la cantidad, el titular de la Cicop reconoció que "los números reales no los tenemos porque es algo que abarca a todos los trabajadores de la salud, no solo médicos y enfermeras".

De todos modos, mencionó el "caso de dos profesionales que tuvieron neumonía y en el caso de enfermería conozco uno o dos casos también, pero hasta ahí llega la información que manejamos nosotros".

Respecto a las medidas adoptadas por las autoridades en relación a la seguridad sanitaria del personal, Díaz Cisneros reconoció que "sí fueron acertadas, de todos modos en algunos lugares faltó un poco de materiales de bioseguridad, dado que recibimos algunas quejas de centros de salud donde decían que habían tenido que comprar barbijos. Pero eso fue hace una semana y no volvimos a recibir quejas de ese tipo, mientras las autoridades nos dijeron que iban a recorrer para saber dónde hacía falta de ese tipo de elementos y esperamos que se haya solucionado" amplió.

Sobre la vivencia de los profesionales, reiteró que "se empieza a ver un poco el cansancio físico y psíquico por tanto trabajo, pero estamos viendo una merma en internaciones, y eso nos está permitiendo estar un poco más tranquilos, pero al mismo tiempo rearmarnos para poder soportar un nuevo embate de la epidemia en caso de que se produjera y esperemos que no".

Al respecto, advirtió que "se ha comportado de esa manera en otros lugares, entonces si bien nosotros pensamos que se han tomado medidas correctas puede ocurrir porque es una enfermedad nueva, y no se conoce del todo bien".

Cabe recordar que ayer se publicó un informe a nivel nacional donde se plantea que la batalla contra la gripe A es desigual. Médicos, enfermeros y auxiliares combaten en la primera línea de los hospitales para asistir a los enfermos de todo el país. Y el combate deja bajas. Desde el inicio de la pandemia al menos diez trabajadores de la salud fallecieron como consecuencia de la enfermedad, miles presentaron síntomas y medio centenar se encuentra en estado crítico.

Comentá la nota