Confirman aumentos en el impuesto inmobiliario bonaerense

El titular de ARBA, Santiago Montoya, indicó a lanacion.com que existirán subas de hasta 20% para algunos hogares; agregó que habrá bajas para otros contribuyentes; aseguró que "la medida no repercutirá en un aumento de la recaudación"
El titular de la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA), Santiago Montoya, confirmó hoy que existirán modificaciones en la composición del impuesto imobiliario de la provincia, por lo que se registrarán aumentos de hasta un 20% para algunos hogares.

Montoya explicó a lanacion.com que lo que se producirá es un cambio en el método de cálculo impositivo. De un sistema de cuota fija con porcentajes de excedente y topes, se pasará ahora a considerar un porcentaje sobre la valuación fiscal. La aplicación de estas correcciones será gradual, aunque todavía no se conoce cuánto tardará en ser aplicado en su totalidad.

"Hay propiedades del mismo valor que pagan hasta cinco o seis veces el impuesto de lo que paga otra", y para eso, Montoya aseguró que se busca eliminar esos desequilibrios entre hogares con valuaciones fiscales similares. "Las consecuencias serán aumentos para algunos y bajas para otros", afirmó.

Por su parte, el ministro de Economía de la provincia, Rafael Perelmiter, aseguró a lanacion.com que la medida no tendrá impacto neto sobre la recaudación. "Buscamos cumplir con lo que se hizo en junio [la reforma impositiva]. Yo tengo un presupuesto de 50.000 millones de pesos, esos 300 millones no serían relevantes para el presupuesto. El impacto final es cero", aseguró.

Según lo informado hoy por LA NACION, fuentes cercanas a la goberenación provincial aseguraron que la medida implicaría un aumento en la recaudación cercano a los $300 millones. Sin embargo, Montoya negó que el fin fuera "la caja".

"La única intención del plan es la de reducir subsidios y discriminación fiscal", añadió el titular de ARBA. El polémico funcionario explicó que la intención es llegar a una carga similar para viviendas de similar valor fiscal. "Nosotros decimos que el monto correcto seria el promedio de esas viviendas que pagan de más y quienes se encuentran por debajo de ese valor promedio", indicó.

Montoya sostuvo que de las 6.500.000 propiedades de la provincia, 1.250.000 se verán afectadas por los cambios. De esas, 970.000 de bajo valor pasarán a pagar cero, mientras que 120.000 de los primeros tramos de valor alto podrían bajar sus aportes. Las restantes 160.000 podrían recibir los aumentos de hasta el 20 por ciento.

Comentá la nota