Se confirma que serán fuerzas de Prefectura las que vendrán a Mar del Plata

El gobernador Daniel Scioli reiteró ayer que gendarmes y prefectos reforzarán la seguridad en varios puntos de la provincia. "Hay voluntad del Gobierno nacional" para aprobar esos refuerzos, que serán destinados a Mar del Plata y ciudades del conurbano.
Serán efectivos de la Prefectura Naval los que llegarán a Mar del Plata para reforzar la tarea policial en la prevención del delito, en cumplimiento de la promesa efectuada la semana pasada en La Plata por altos funcionarios del gobierno provincial al intendente Gustavo Pulti y un grupo de vecinos. Trascendió ayer que la elección de agentes de esa fuerza y no de Gendarmería para incorporarse a la lucha contra el delito en Mar del Plata se relaciona con el hecho de que ya hay aquí una base de Prefectura, en el puerto, lo que simplificaría la permanencia de los efectivos que llegarán.

Nada se sabe aún respecto del momento en que se incorporarán, del tipo de operativos que les asignarán, ni de la cantidad de agentes destinados -todas decisiones que están siendo coordinadas por Nación y Provincia-, pero sí es seguro que habrá incorporaciones: es decir que probablemente el personal que actualmente presta servicios en el puerto seguiría con esas funciones y serán los nuevos los que se encarguen de la tarea vinculada con la seguridad ciudadana en otras áreas de la ciudad.

Ayer, el gobernador Daniel Scioli reiteró que se está trabajando con el Gobierno nacional para "reforzar en algunos lugares sensibles" de la provincia la dotación de efectivos de seguridad con fuerzas federales. "Hay voluntad del Gobierno nacional" para realizar esos refuerzos, que serán destinados entre otras ciudades, a Mar del Plata, afirmó el gobernador.

Scioli, en diálogo con dos radios capitalinas dijo que "hay una sumatoria de acciones que tiene como objetivo poner más efectivos en las calles".

"Hay voluntad del Gobierno nacional. Lo he hablado con el ministro de Justicia y Seguridad (Aníbal Fernández) para reforzar en algunos lugares muy sensibles con efectivos de Gendarmería y Prefectura. Por ejemplo, el caso de Mar del Plata", explicó. Según el mandatario, "nada por sí solo resuelve el problema. Sin embargo no todo es cuestión sólo de las fuerzas de seguridad: es el compromiso de la Justicia, de la educación, el trabajo, el espacio público, la lucha contra la droga. Pero todo ayuda y todo suma", puntualizó.

Recordó que la provincia sufre "una nueva característica de delitos: muy violentos, muchas veces impulsados por el consumo de droga o el alcohol, con una ferocidad nunca vista. Esto requiere que ante una nueva forma de delito tengamos nuevas formas de acción policial y de las fuerzas de seguridad".

Scioli resaltó que "hemos sacado policías de atrás de los escritorios para ponerlos en las calles" para "reforzar" la seguridad, conceptos sobre los que más tarde volvió al hablar en el acto de graduación de 1.287 cadetes de la policía en la academia "Juan Vucetich", donde además homenajeó a los agentes caídos en cumplimiento del deber.

También más policías

Allí el gobernador bonaerense elogió la tarea que diariamente realizan los policías de la Provincia y exhortó a "no buscar ventajas políticas en el sufrimiento de las víctimas" de la inseguridad " y a trabajar con responsabilidad, prudencia y respeto" para cuidar a los ciudadanos de quienes "sólo quieren sembrar violencia". Enseguida aseguró que "no voy a desproteger a quienes nos protegen", al dirigirse a los uniformados.

Aunque el grueso de esos casi 1.300 nuevos efectivos policiales egresados ayer serán destinados a los puntos críticos del conurbano bonaerense, una parte de ellos tendrá como destino la departamental Mar del Plata. Esto también formó parte de lo prometido por las autoridades de la Provincia a Pulti y los vecinos y fue confirmado anoche por el comisionado Norberto García, el jefe departamental con asiento en esta ciudad.

En breve diálogo con LA CAPITAL aseguró que espera novedades sobre la asignación de nuevos efectivos y recursos, aunque se excusó de dar más precisiones hasta que lo anuncie formalmente la jefatura de la fuerza.

En tanto que Scioli, en su discurso en la "Juan Vucetich", admitió que "no hay mayor frustración que ver paseando por el barrio al delincuente detenido ayer, por eso aprobamos nuevas leyes para agilizar la Justicia", aludiendo a fallos de jueces que liberan presos -sobre todo menores- pocas horas después de delinquir o a violadores.

También, en un mensaje para el interior de la fuerza, advirtió que "el peor enemigo de los buenos policías son los malos policías", al subrayar que "duplicamos las investigaciones internas" y a "recuperar el escalafón", como forma de devolverle prestigio a la institución policial.

Contención de los jóvenes

En tanto, en materia de acciones directas del municipio para sumar su parte a la lucha contra el delito, el intendente Pulti acordó ayer con la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, la incorporación de esa entidad en un programa de contención de jóvenes y menores en riesgo que acaba de lanzar la comuna.

Se trata del Programa de Prevención y Tratamiento de las Adicciones Infanto Juveniles, del que Abuelas se convertirán en las garantes. El programa persigue el objetivo de preservar la salud de chicos y adolescentes, favorecer su desarrollo humano y social, y paralelamente incrementar la seguridad en General Pueyrredon.

Abuelas ya conoce la figura de "garante" pues la entidad ha sido convocada para esa función en convenios con organismos nacionales e internacionales como la Unicef.

"Nuestra voluntad de que participen como garantes apunta a profundizar un compromiso de trabajo que permita a nuestra comunidad contar con una oportunidad permanente de tratamiento y prevención para los sectores más vulnerables desde el punto de vista socioeconómico", declaró Pulti ayer.

Por su parte, Estela de Carlotto, expresó: "Profundizamos bastante el tema, ya nos conocemos con el intendente de muchas otras reuniones muy productivas".

A su turno, Carlotto destacó el sentido de la propuesta ("la he escuchado y me interesa muchísimo como institución", dijo). "Creo que la idea de poner en funcionamiento un espacio para atender a jóvenes y niños que los han envilecido con la droga para recuperarlos y hacerlos personas de bien es un proyecto excelente y de muy buena calidad", subrayó.

Comentá la nota