La confianza empresaria mejora, aunque aún sigue siendo baja

En junio tuvo un repunte con respecto a mayo y también a igual período del año pasado, cuando cayó la Resolución 125. Para el 45% de los empresarios seguirá el estancamiento y el 31% espera recesión.
Los empresarios de Río Cuarto y la región comienzan a ser lentamente más optimistas con el escenario económico actual y futuro. Es que en junio, casi uno de cada cuatro arriesgaba que se abría una etapa de expansión, mientras que un 45 por ciento sigue sosteniendo que continuará el estancamiento y un 31 por ciento anticipa recesión.

"Lentamente, la proporción de empresarios que cree estar frente a una situación recesiva en la actividad general va en descenso, pero en esta oportunidad, contrario a lo de meses anteriores, esta disminución de la recesión aunada a la disminución de la sensación de estancamiento, dieron origen a un aumento en las respuestas de expansión", explica el habitual informe de la Fundación Ege.

En términos relativos, según las respuestas de los propios empresarios de cada sector, la actividad que más se ha recuperado ha sido la de los servicios, seguida por el comercio y la industria y por último la construcción, que si bien es impulsada por los anuncios de obra pública, éste efecto expansivo sólo ocurre en aquellas empresas que se dedican a ello, mientras que las que se dedican principalmente a la obra privada, ven reducir su nivel de actividad y no encuentran aún grandes expectativas de recuperarse en el corto plazo.

Para los próximos meses a nivel general se espera que la situación económica no diste demasiado de la actual, pero que continúe la tendencia al mejoramiento ya que para el tercer trimestre de 2009 hay expectativas de que 1 de cada 4 empresarios de la ciudad y región registren un nivel de actividad superior al actual. En este sentido, la tendencia coincide con lo apuntado por el viceministro de Economía, Roberto Feletti, este fin de semana, cuando aseguró que la recuperación de las variables se producirán en el último trimestre del año.

En cuanto a la situación esperada desde el punto de vista sectorial para el tercer trimestre, se observa que tanto el sector comercial como el de servicios "han manifestado una mejoría de las expectativas con respecto a la situación de junio, mientras que la construcción y la industria, han observado un empeoramiento de las expectativas para el corto plazo", explica la Fundación Ege.

En línea con lo anterior, la confianza empresarial de la ciudad y región cumple siete meses consecutivos de mejora continua.

En cifras

Con respecto a la totalidad de los empresarios consultados:

- El 7,9% considera que la economía regional está en expansión;

- El 46,4% expresa que se encuentra en estancamiento; y

- El 45,7% manifiesta que la economía está en recesión.

"Para los próximos meses se espera que la situación económica general no diste demasiado de la actual, pero que continúe la tendencia al mejoramiento ya que para el tercer trimestre de 2009, hay expectativas de que 1 de cada 4 empresarios de la ciudad y región registren un nivel de actividad superior al actual", dice el informe.

Por su parte, de los 80 empresarios de Río Cuarto:

- El 6,3% cree que hay expansión,

- El 48,8% considera que la actividad no ha cambiado con respecto al mes anterior,

- Y el 45,0% cree estar en presencia de recesión económica.

En la ciudad se observa la misma situación que a nivel general, pero se acentúa más la presencia del estancamiento, es decir del mantenimiento de la actividad en el nivel registrado en los meses de mayo y abril. No obstante, la presencia de la recesión opaca la tendencia al mejoramiento.

De acuerdo a las respuestas logradas en la consulta, para los próximos meses se espera un aumento de la presencia de expansión y de estancamiento contra una disminución en la cantidad de recesión entre los empresarios de la ciudad.

Por otra parte, de los 60 empresarios de la región:

a) El 10,0% cree que hay expansión,

b) El 43,3% cree que hay estancamiento,

c) Y el 46,7% restante manifestó que hay recesión.

En el mes de junio los empresarios de la región acusaron un interesante incremento en las respuestas de expansión, aunque paralelamente aumentó también la recesión.

Pero, contrario a lo que sucede a nivel local, la situación general esperada para el tercer trimestre del año, ha empeorado con respecto a la del mes anterior.

Este empeoramiento de las expectativas proviene tanto de la industria como del comercio y los servicios de la región, y en su mayoría están asociados a actividades agropecuarias y alimenticias.

"Actualmente, los distintos sectores intentan de manera muy lenta recuperarse de las grandes pérdidas que debieron afrontar a partir del quiebre producido en 2008, que provocó una fuerte recesión tanto a nivel local como regional, y que en algunas actividades se manifiesta aún hoy, dando a entender que deberán primero esperar la reactivación concreta en otras actividades y esperar la reactivación indirecta hacia ellas", señala la Fundación Ege.

A la espera de medidas de fondo

La confianza no es algo que se recupere de un momento a otro, dicen los economistas y empresarios mientras intentan adivinar escenarios futuros. En ese intento de anticipar, en un marco general, lo que pueda ocurrir, les falta una pieza clave: el acuerdo con el campo.

Amplios sectores de la industria, el comercio, los servicios y la construcción dependen en buena medida de lo que ocurra con ese sector primario. Por eso si bien las sensaciones mejoran, no logran dar un salto de confianza porque todos miran con recelo la continuidad de la disputa entre las entidades del campo y el Gobierno nacional. Ninguna de las partes ha logrado pasar de quejas y críticas, aunque claro que desde La Rosada se esperan las soluciones superadoras.

Hasta tanto el conflicto agropecuario no sea dejado atrás, la confianza podrá ir mejorando, pero será sólo de a un escalón a la vez, y tal vez no demore mucho en ingresar en una meseta en algún próximo entrepiso.

Comentá la nota