La confianza de los consumidores está en el menor nivel desde 2003

El índice que mide la confianza de los consumidores perforó en febrero la línea del 30 por ciento, el nivel más bajo desde que el kirchnerismo está en el Gobierno y que anticipa el inicio de un proceso recesivo en el consumo, según la medición difundida por la Fundación Mercado.
En su informe, la entidad atribuyó esta caída a diversos factores: la crisis financiera internacional, la inflación, la suba del dólar y el ajuste en las tarifas.

De acuerdo con este estudio, el índice de confianza se ubicó en febrero en el 29,8 por ciento -el más bajo desde mayo de 2003- lo que representó una caída del 6 por ciento contra enero anterior y del 33,1 por ciento respecto de igual mes de 2008.

"Los síntomas de la crisis comienzan a impactar en la economía real determinando un ajuste más importante en la percepción de la situación presente que en las expectativas", explicó la entidad en su informe.

De acuerdo con este sondeo, "el primer bimestre del 2009 significó dos mínimos absolutos consecutivos en el ciclo de indicadores de confianza para el período de gobierno de Néstor y Cristina Kirchner".

"Los datos de febrero, debajo del 30 por ciento son compatibles con el ingreso en un ciclo recesivo en el consumo", advirtió.

Indicó que si bien para confirmar la tendencia es necesario esperar los datos de marzo "los valores de percepción de situación real, la disminución de expectativas combinadas con el efecto inflacionario acentuado por aumentos de tarifas y el dólar escalando fuertemente, dan señales poco alentadoras" para el próximo mes.

Por otra parte, el índice de confianza de los ahorristas se ubicó en el 28,9 por ciento, con una caída del 7,1 por ciento respecto de enero y una disminución del 28,7 por ciento contra igual período del año anterior.

En tanto que la confianza de las familias alcanzó el 29,7 por ciento, experimentando una merma del 6,1 por ciento en relación a enero y acumuló una baja del 32,6 por ciento contra febrero del año pasado.

"En términos generales la disminución de la confianza se produce por un empeoramiento de la percepción de la situación presente de 15,3 por ciento y de las expectativas, en un 4,6 por ciento", señaló la Fundación Mercado.

La tendencia de compra de bienes durables en febrero fue de 10,7 por ciento, mostrando niveles estables pero significativamente menores respecto a enero.

La capacidad de ahorro no mostró variaciones, manteniéndose en el nivel de enero, siendo de 18,1 por ciento el porcentaje de familias con capacidad de ahorro.

Un 2,8 por ciento de los encuestados espera que los precios bajen, frente a un 29,9 por ciento que estima que subirán al ritmo actual y un 67,3 por ciento que lo harán a un ritmo mayor.

Un 17,7 por ciento piensa que habrá mayor empleo, mientras un 61 espera que se mantenga en los niveles actuales y un 21,3 que habrá menos empleo.

Las expectativas de ingreso establecen que un 15,4 por ciento espera aumentarlos, mientras que un 78 por ciento piensa que se mantendrán estables y un 6,6 que disminuirán.

"Este conjunto de expectativas establecen en el corto plazo un escenario de estancamiento", alertó la entidad y añadió que "los síntomas de la crisis comienzan a impactar en la economía real".

Agregó que "el efecto en el bolsillo de la inflación acentuado por el shock de aumento de tarifas y el aumento del dólar se constituyen en dos señales negativas, que se verifican en la evolución del índice de percepción de inflación y en las expectativas de ingresos".

Comentá la nota