Confían en que será bajo el impacto de la reforma impositiva en Mar del Plata

La economía local está fuertemente teñida por la pesca, cuyos productos no serán gravados por el nuevo tributo a los puertos. Se cree que este factor influirá en la ciudad para atenuar el peligro recesivo.
Los distintos sectores de la economía marplatense que podrían verse alcanzados por la reforma tributaria que impulsa el gobernador Daniel Scioli y que casi seguramente hoy quedará convertida en ley, confiaron en que el impacto en la economía local será bajo, aunque reconocieron que por el momento no se conocen detalles suficientes del texto como para dimensionar el efecto final.

La reforma fue ratificada anoche por el gobernador y varios de sus principales funcionarios, en una conferencia de prensa que dieron en La Plata. Impulsa aumentos en los impuestos Inmobiliario Urbano y Rural, y en Patentes, así como la creación de nuevos tributos como el que afectará a las herencias de más de 3 millones de pesos y a la carga y descarga en las terminales portuarias, entre otros cambios.

El proyecto llegó al Senado con una ajustada media sanción de Diputados y generó el fuerte rechazo de la mayoría de los operadores portuarios bonaerenses: advirtieron que el aumento de los costos provocará que las importaciones y exportaciones provinciales se trasladen a puertos santafesinos y rionegrinos, según las regiones, para eludir el nuevo impuesto.

El hecho de que el movimiento de mercaderías pesqueras esté exceptuado del nuevo impuesto hizo que en Mar del Plata las críticas a la iniciativa no fueran tan rotundas. De hecho los importadores y exportadores consultados ayer por LA CAPITAL prefirieron aguardar a conocer más detalles de la normativa antes de emitir su opinión.

Una posición similar asumieron representantes de agencias de compra y venta de autos usados, otra actividad alcanzada por la reforma, quienes se esperanzaron en que el proyecto sólo implique un cambio formal y no un incremento en la base impositiva de los vehículos.

En este contexto y como era de esperar, los más críticos fueron los dirigentes rurales, quienes calificaron a la iniciativa de "insostenible".

En el puerto local

"Creemos que este impuesto no va a afectar el movimiento en el puerto de Mar del Plata", aclaró ayer un importante operador portuario ligado con el movimiento de contenedores desde la terminal local.

El dirigente -quien prefirió no darse a conocer "hasta que la ley esté un poco más firme"- recordó que aproximadamente el 90% de la mercadería que pasa por el puerto de Mar del Plata es pesquera, por lo que la carga tributaria que pesa sobre ella no se modificaría.

En cuanto al resto de las importaciones, aclaró que por el Puerto local no ingresan más de 10 contenedores por semana. "El impuesto no es tan alto como para justificar que esa mercadería entre por otro lado", reflexionó.

En este sentido cabe consignar que el proyecto prevé gravar con el impuesto a los Ingresos Brutos al movimiento de mercaderías no pesqueras con una tasa de 6 pesos por tonelada para las cargas (exportaciones), 18 pesos para las descargas (importaciones) y 3 pesos para los movimientos.

"Quiere decir que en un contenedor de 20 toneladas son 360 pesos, menos de 100 dólares -reflexionó la fuente consultada-: un número ínfimo para quien se dedica al comercio internacional".

Autos usados e Inmobiliario Rural

La confianza no es tan completa en el resto de los sectores afectados por la iniciativa. En el caso de la modificación del impuesto a la compra-venta de automóviles usados, el presidente de la Cámara del Comercio Automotor, Carlos Freijo, aclaró que por el momento "no se conocen detalles suficientes de cómo va a funcionar" la nueva ley pero advirtió que "cualquier modificación podría frenar al mercado, que de por sí está moviéndose más lentamente que el año anterior".

Tras recordar que "todo nuevo impuesto implica una retracción en el mercado", Freijo explicó que las aproximadamente 400 agencias de compra-venta de vehículos usados que funcionan en la ciudad "todavía no saben a ciencia cierta cómo va a afectar el nuevo impuesto".

Por su parte el secretario de Prensa de la Sociedad Rural de Mar del Plata, Carlos Cerboni, consideró que el incremento al impuesto Inmobiliario Rural que prevé la nueva ley es "insostenible".

Tras recordar que representantes de las cuatro entidades integradas en la Mesa de Enlace realizaron ayer una manifestación en La Plata para oponerse a la reforma, Cerboni afirmó que los incrementos que implica "serán del 300%" y que "el campo no está en condiciones de aguantar este impuestazo".

Enfática defensa de la reforma impositiva

En su carácter de presidente del Consorcio Portuario Regional, Eduardo Pezzati hizo una enfática defensa del proyecto enviado por el gobernador Daniel Scioli a la Legislatura bonaerense y que será tratado hoy por el Senado.

"Los puertos bonaerenses necesitan obras y estos impuestos son una buena forma de recaudar los fondos necesarios, dado que no son distorsivos", reflexionó el funcionario minutos antes de partir a La Plata para participar de una reunión con el gobernador y otros representantes de puertos bonaerenses.

En diálogo con LA CAPITAL Pezzati puso como ejemplo al puerto de Mar del Plata. "Nosotros necesitamos distintas obras millonarias, como la ampliación del muelle 3 -para la cual se necesitan 40 millones de dólares- la construcción de otros dos muelles cuando se termine la remoción de los barcos hundidos -que demandaría otros 20 millones- o los dos viaductos para la circulación de los camiones".

"El Consorcio no tiene esos recursos por lo cual recurre a la Provincia que tampoco los tiene, pero puede recurrir a esta vía para obtenerlos" concluyó.

Comentá la nota