Confeccionaron bolsas de supermercado ecológicas

En un par de años estará prohibida la entrega de bolsas plásticas por parte de los comercios.
Los jóvenes empezaron a generar conciencia desde la escuela Domingo Silva y con volantes, que repartieron por el barrio.

Los estudiantes del Comercial, junto a sus profesoras, con uno de los modelos de bolsas ecológicas confeccionados por ellos mismos.

Los alumnos de tres comisiones de 5º año de la Escuela de Comercio Domingo Silva le otorgaron un plus a la cátedra Proyecto y gestión de los microemprendimientos, y excedieron la simple obligación de aprobar la materia. Idearon y llevaron a la práctica una interesante propuesta relacionada con el cuidado del medio ambiente: bolsas de supermercado ecológicas para reemplazar a las contaminantes de polietileno.

Los estudiantes se inspiraron en la publicidad televisiva que muestra a un cachorro de león que traga una bolsa y muere. Vincularon su interés ecológico con el requisito de la terminalidad contable de desarrollar un microemprendimiento. "Además, con este proyecto colaboraron a dar a conocer la ordenanza municipal que prohibirá a partir del 2012 que los comercios utilicen bolsas plásticas para la entrega de mercaderías", indicaron las profesoras Mariela de Diego y Guadalupe Gareis, que dictan la materia en el Comercial.

Con fondos de los microemprendimientos de años anteriores, los estudiantes compraron varios metros de friselina -una tela biodegradable- y cosieron ellos mismos las bolsas que vendieron a 6 u 8 pesos. "El mundo te necesita" o "Tú debes ser el cambio que desees ver en el mundo" son los mensajes estampados en las bolsas que son de distintos tamaños y formas.

Sólo en la Argentina se desechan 150 bolsas de polietileno por persona cada doce meses, lo cual equivale a varios miles de millones por año. Además, tardan entre 100 y 400 años en biodegradarse y según estudios privados, el 60% de las bolsas que se entregan en comercios no va a la basura, sino que se tira en la calle y va a parar a desagües y cursos de agua.

"Hay un abuso por parte de la gente que a lo mejor no conoce que estas bolsas plásticas ocasionan enfermedades o muertes en los animales, además de generar problemas ambientales", remarcaron Sebastián, Sabrina, Juan, Gonzalo y Roxana, en representación de los tres cursos que participaron del microemprendimiento.

Según los jóvenes, "los santafesinos no tenemos ni un poco de conciencia ambiental. A veces por desconocimiento y otras veces porque sienten que a ellos no les toca, cuando en realidad nos toca a todos cuidar el planeta".

La ordenanza municipal aprobada en junio de este año se funda en la necesidad de reducir la cantidad de bolsas que se utilizan a diario y reutilizar las bolsas plásticas que se entreguen hasta tanto rija la prohibición total a partir de enero de 2012.

Desamurallar la escuela

El microemprendimiento tuvo su parte de práctica comercial, pero fue acompañada de una campaña de concientización a la población sobre la necesidad de dejar de usar las bolsas de polietileno.

Por un lado, los estudiantes armaron un power point, con diapositivas sobre los desastres que causan las bolsas plásticas, con un informe sobre la nueva ordenanza santafesina y las alternativas ecológicas existentes. Se lo enviaron por e-mail a todos los alumnos de la escuela.

También imprimieron volantes y los entregaron a los vecinos de la institución, ubicada en Irigoyen Freyre y 4 de Enero. "Fue buena la experiencia de que los chicos salgan a la comunidad. Fue una forma de desamurallar la escuela y que los vecinos conozcan qué están haciendo los alumnos", finalizaron las docentes.

Comentá la nota