El Cones vendrá a Resistencia para abrir el debate sobre el pacto social

“El pacto político es condición necesaria y suficiente como para que la economía del Chaco pueda desarrollarse”, afirmó el vicepresidente del Cones, Francisco Lobera. El dirigente remarcó la necesidad de que el pacto social que impulsa el gobierno provincial se vea fortalecido por un acuerdo entre las fuerzas políticas para garantizar la gobernabilidad de la provincia.
En diálogo con FM Universidad, Lobera explicó que en la reunión que celebró ayer en Presidencia Roque Sáenz Peña, el Consejo Económico y Social (Cones) se aprobó un documento básico y la semana que viene se trabajará en Resistencia en un plenario del que también participarán en la discusión los representantes de las universidades, de la CGT y la prensa, entre otros sectores.

Condición necesaria

Lobera remarcó la importancia que tiene el acuerdo entre las fuerzas políticas como paso necesario para avanzar en un pacto social. “La gente, en general, si uno recorre todo el espectro de las entidades, opina casi igual sobre lo que hace falta, cuáles son las prioridades, sobre lo que se debe hacer y lo que no se debe hacer. Y eso se puede acordar”, señaló el vicepresidente del Cones.

“Lo que no puede hacer la gente común y corriente, porque no tiene el poder para hacerlo, más allá del voto de cada dos o cuatro años, es que la dirigencia política se ponga a trabajar en conjunto y que esto se transforme en una democracia del pueblo y no en un gobierno de los políticos, donde los únicos beneficiados sean los dirigentes políticos”, añadió.

“Cuando aparece el tema del pacto social, rápidamente la dirigencia política se muestra de acuerdo con esa idea, porque nadie quiere quedarse afuera. Pero la verdad de las cosas se ven en los hechos, entonces cuando algún proyecto de ley va al Legislativo, aparecen las chicanas y hay una confrontación continua entre las dos fuerzas políticas que tienen mayoría en el Parlamento”, sostuvo Lobera.

Por este motivo, dijo que existe cierto escepticismo en la dirigencia empresaria por saber que se está en un año electoral, aunque aseguró que eso no quita voluntad de avanzar con trabajos como los que lleva adelante y propone el Cones.

En ese sentido, explicó que en el encuentro de la semana que viene en Resistencia se sacarán conclusiones, a partir de consultas realizadas a los representantes de los distintos sectores de la actividad económica, para conocer sus opiniones sobre el pacto social.

Lobera recordó que Cones es una institución que agrupa a varias entidades, que tiene como finalidad pensar en el largo plazo, más allá de la coyuntura; además de vincularse con los poderes Ejecutivo y Legislativo para asesorarlos.

Sin embargo, admitió que la tarea no es sencilla. “Es difícil el diálogo entre los sectores público y privado, y es un tema en el que se está en pleno proceso de aprendizaje. Ambos sectores tienen que trabajar en conjunto, porque así se hace en la mayoría de los países importantes del mundo y porque ambos tienen parte de la información necesaria para avanzar”, observó.

Sin magia

“No hay posibilidades de hacer magia con los recursos que tiene el Estado, que posee una determinada cantidad de ellos, que en parte vienen de recaudación en el sector privado chaqueño y en parte de coparticipación”, señaló Lobera.

“Mientras una mayor porción de esos fondos se ocupen en sueldos, menos margen tiene el gobierno para ocuparlos en políticas activas que tiendan no solo a retener empleo sino a crear fuentes de trabajo”, apuntó.

“Si tenemos un gobierno que tiene la energía puesta en resolver conflictos sectoriales, se quita creatividad y tiempo a los funcionarios para trabajar en otras cuestiones. El costo de eso lo estamos viviendo hoy los chaqueños. El Chaco es una provincia desindustrializada, que importa todo lo que consume, con un dinamismo de creación de empleo por debajo de otras provincias, con una recaudación que depende básicamente del gobierno nacional, y eso es consecuencia de haber hecho durante mucho tiempo las mismas cosas, que es privilegiar la lucha diaria para ver quién se queda con una porción más grande de la torta, sin lograr acuerdos de largo plazo”, reflexionó.

Respecto del fallo del tribunal ad hoc, que dictó una sentencia en una millonaria demanda de magistrados y empleados judiciales, Lobera sostuvo que “se está hablando de muchísimo dinero”, aunque aclaró que no ponía en duda la legitimidad del reclamo.

“Hay que creer en la justicia. Pero acá parece que se trata de una lucha donde el concepto de sociedad pasa porque cada uno defiende su porción de la torta, y en esa lucha, en vez de trabajar en conjunto en la búsqueda del bien de la comunidad en el largo plazo, trabajamos en búsqueda de los beneficios sectoriales en el corto plazo”, concluyó.

Comentá la nota