Con conductores más precavidos, no hubo secuestro de vehículos

Con conductores más precavidos, no hubo secuestro de vehículos
Los controles no detectaron excesos de 40 km/h o más respecto del límite máximo
Al comenzar ayer a aplicarse el acarreo de vehículos que excedan en 40 km/h o más el máximo de velocidad permitida, en los tres puestos de control del gobierno porteño finalmente no fue necesario secuestrar ningún rodado. Hubo conductores más precavidos y la persistente lluvia contribuyó a que el tránsito fuera más lento.

Según el Ministerio de Justicia y Seguridad porteño, los agentes de tránsito labraron 25 actas por excesos de velocidad, que rondaron un porcentaje menor que el previsto para la confiscación del vehículo.

De todas maneras, aunque no les fue retirado el vehículo, a los infractores les puede caber una multa de entre 100 y 1000 pesos y la quita de cinco puntos de la licencia de conducir, si el controlador así lo dispone.

Para quienes exceden en 40 km/h o más el máximo autorizado, la quita de puntos crece hasta 10, mientras que la multa se mantiene en el mismo rango de valores. Y además corresponde la inmovilización del rodado.

Ayer, las postas de control funcionaron en tres franjas horarias. De 7.30 a 10, en avenida Santa Fe y Carranza; de 11 a 14, en Niceto Vega y Bonpland, y de 15 a 18, en General Paz y avenida Roca. En el primer operativo estuvo presente el ministro del área, Guillermo Montenegro.

Cada posta consta de dos puestos. En el primero, mediante un aparato llamado cinemómetro (mide la energía cinética), se detecta al infractor y se da aviso al segundo puesto, instalado a unos 300 metros.

En grúa

El personal presente en este último, que es acompañado por una grúa, detiene el paso del infractor, le labra el acta correspondiente y ordena el acarreo del vehículo cuando el exceso de velocidad supera en 40km/h o más el límite permitido.

Por ejemplo, ayer, en la esquina de Santa Fe y Carranza, en la mano al centro, sólo fueron detenidos dos conductores: el primero recibió una multa por un exceso de velocidad de 20 km/h sobre el máximo establecido y al segundo simplemente se lo conminó a no continuar circulando con la patente adulterada.

"Excedí la velocidad. Iba a 80 km/h, no muy fuerte, pero en el viaducto el coche toma mucha velocidad. Ahora, perdí al pasajero y tengo que pagar una multa de 150 pesos. Los controles me parecen bien. Espero que la misma vara se aplique a todos", dijo Edgardo, el chofer de un taxi Peugeot 504 sancionado por los agentes de tránsito.

"Era previsible que no hubiera vehículos que excedieran los 100 kilómetros por hora [40 km/h o más sobre los 60 km/h permitidos en las avenidas] por la difusión de la medida", indicó Martín El Tahham, jefe de gabinete de la Dirección General de Seguridad Vial porteña.

Pese al despliegue de controles viales, llamó la atención que otras contravenciones, como la tracción a sangre, no fueran controladas ni por los agentes de tránsito ni por la Policía Federal. En el puesto de control de Niceto Vega y Bonpland, por caso, un cartonero paseó su carro tirado de un caballo sin ser detenido ni privado del animal, para remitirlo a un refugio.

Hoy, los puestos de control funcionarán en Rafael Obligado al 2200 (zona Aeroparque), de 7 a 10; en Figueroa Alcorta, a la altura de la planta potabilizadora de AySA, de 11 a 14, y en Santa Fe y Carranza (mano a la General Paz), de 15 a 18.

El ministro Montenegro aseguró que, a partir de la semana próxima, habrá procedimientos sorpresivos durante las 24 horas.

Comentá la nota