"Conduce un perdedor".

El senador santafesino se muestra cada vez más lejos de los Kirchner. Ironizó sobre la derrota en la provincia y pidió darle a la Presidenta una semana para que asimile el resultado.
"El PJ está en un cimbrón muy fuerte, porque las dos personas que encabezaban el partido perdieron en la provincia de Buenos Aires: uno renunció y quien quedó a cargo perdió las elecciones", dijo Carlos Reutemann en una nueva ofensiva contra el gobernador bonaerense y presidente del PJ, Daniel Scioli. El senador santafesino ya había adelantado su rechazo a reunirse con Scioli, cuestionándolo como jefe del partido. Ayer volvió a poner en tela de juicio su legitimidad: "Es muy raro que el justicialismo sea conducido por un perdedor", sostuvo.

Reutemann, que con su triunfo en las elecciones del domingo vio fortalecida su aspiración a competir por la presidencia en 2011, pidió además modificaciones en el rumbo del Gobierno. Dijo que a la presidenta Cristina Kirchner "le falta mucho para terminar su mandato, por lo que es un tiempo suficiente para realizar algunos cambios e introducir reformas". Y criticó el sustento ideológico del kirchnerismo: "Debe haber un reordenamiento de las ideas y de la forma de pensar hacia adelante", cuestionó.

El ex gobernador tiene en sus planes estar en Buenos Aires la semana que viene, cuando podría reunirse con otras figuras del PJ disidente como el ex gobernador de Salta Juan Carlos Romero y el ex de Misiones Ramón Puerta, según aseguraron fuentes del sector. Los ex mandatarios no son los únicos que participan de las conversaciones para el rearmado del PJ ortodoxo. Francisco de Narváez ha dicho que "se deben un café" con Reutemann. Y en el macrismo no confirman ni rechazan la posibilidad de un encuentro similar: "no está descartado", es la respuesta con la que dejan abierta la posibilidad.

Mientras tanto, Reutemann disparó dardos desde los medios de su provincia. Sobre Scioli, tras definirlo como un "perdedor" apuntó que "de cualquier manera, tiene más diálogo que la autoridad anterior (aludiendo a Néstor Kirchner), así que por lo menos es un indicio de que algo puede cambiar". No sin ironía, también evaluó el resultado de las elecciones como "un golpe muy, muy fuerte, de muchas ilusiones que se tenían en el pasado y que rápidamente se cayeron", por lo que consideró que "hay que darle una semana a la Presidenta para que absorba el impacto de la derrota" en los comicios.

De los gobernadores y dirigentes de peso del PJ disidente que empujan para que Scioli deje la presidencia del partido por haber perdido en las elecciones, Reutemann es quien está en mejor posición de presionar para marcar el terreno. Otras voces, en cambio, como las del salteño Romero, el misionero Puerta y el entrerriano Jorge Busti, no tienen mayor peso porque vienen también de una derrota en sus propios distritos. Reutemann había dicho inicialmente que no tenía interés en participar en la cuestión interna, pero es evidente que el peso del PJ es demasiado importante para que nadie se dé el lujo de ignorarlo.

Comentá la nota