Condiciona Netanyahu un Estado palestino

Condiciona Netanyahu un Estado palestino
Presionado por EE.UU., usó el término por primera vez; sin embargo, exigió que fuera totalmente desmilitarizado; rechazo de la ANP
JERUSALEN.- Sometido a la fuerte presión de Estados Unidos, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dio ayer un giro dramático en su política exterior y apoyó por primera vez la creación de un Estado palestino. Sin embargo, exigió a cambio importantes condiciones, entre ellas una desmilitarización total, que fueron inmediatamente rechazadas por los dirigentes palestinos.

Durante un discurso en la Universidad de Bar Ilan, baluarte académico del movimiento nacionalista sionista en la afueras de Tel Aviv, Netanyahu presentó ayer el denominado Plan de Paz y Seguridad de su gobierno, en el que también condicionó su apoyo al futuro Estado palestino a que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) reconozca a Israel como el Estado del pueblo judío.

"El futuro Estado palestino debe ser desmilitarizado si queremos que llegue la paz. No queremos un Estado palestino que pueda convertirse en una base terrorista", dijo Netanyahu. "Si recibimos garantías sobre la desmilitarización y si los palestinos reconocen a Israel como el Estado del pueblo judío, entonces alcanzaremos una solución basada en un Estado palestino desmilitarizado", agregó Netanyahu, que hasta ahora se había negado a hablar de un Estado palestino y se había limitado a proponer una "paz económica".

"A cada uno su bandera; a cada uno su himno. El territorio concedido a los palestinos será sin ejército, sin control del espacio aéreo, sin entrada de armas, sin la posibilidad de establecer alianzas con Irán o con Hezbollah", añadió el premier, que, además, tendió una mano a los líderes de la región. "Apelo desde aquí, esta noche, a los líderes de los Estados árabes y digo: «Reunámonos; hablemos de paz; hagamos la paz». Estoy dispuesto a ir a Damasco, a Riad, a Beirut, donde sea."

Rechazo de los palestinos

A pesar de su alianza con el partido ultraderechista Israel Beiteinu, cuyo líder y actual canciller, Avigdor Lieberman, había dado por muertos los compromisos asumidos por Israel con los palestinos, Netanyahu llamó a reanudar "inmediatamente" el proceso de paz con los palestinos.

"Llamo a nuestros vecinos palestinos y a los dirigentes palestinos a reanudar inmediatamente las negociaciones de paz, sin condiciones previas", dijo Netanyahu, cuyo discurso recibió fuertes críticas de los líderes palestinos.

Poco después del mensaje, el gobierno de Barack Obama dio la bienvenida a las palabras del premier israelí. "El presidente Obama da la bienvenida a un importante paso adelante del primer ministro Netanyahu en su discurso", dijo el vocero de la Casa Blanca, Robert Gibbs.

En su propio discurso al mundo musulmán, pronunciado el 4 de este mes en El Cairo, Obama había instado a Israel a abrazar el principio de "dos Estados para dos pueblos", y había exigido al gobierno de Netanyahu el congelamiento total de las colonias de Cisjordania, donde viven más de 280.000 israelíes.

Sin embargo, el primer ministro israelí descartó ayer congelar la expansión de las colonias judías en Cisjordania, asentamientos que los palestinos y la comunidad internacional consideran uno de los principales obstáculos para reanudar el proceso de paz. Aunque aclaró que no quiere construir nuevos asentamientos, dijo que hay que permitir que la construcción en las colonias responda al "crecimiento natural".

"No deseo hacer construir nuevas colonias o confiscar tierras con este objetivo, pero hay que permitir a los habitantes de los asentamientos vivir normalmente", afirmó Netanyahu.

"Los colonos no son enemigos de la paz, sino nuestros hermanos y hermanas", advirtió el líder del partido conservador Likud, que tiene en ese sector de la población israelí a uno de sus principales aliados electorales.

La sistemática construcción de asentamientos en el corazón de los territorios palestinos ha provocado gran tensión en las relaciones de Israel con Estados Unidos, su principal aliado global. No sólo durante la administración de Obama, sino también durante la de su predecesor George W. Bush.

Además de insistir en que Jerusalén (también reclamada por los palestinos) continuará siendo la capital "unificada" de Israel, Netanyahu descartó el regreso de los refugiados palestinos a Israel, al afirmar que el eventual retorno de más de cuatro millones de palestinos debe solucionarse "fuera de las fronteras" del Estado judío.

"El problema de los refugiados debe solucionarse fuera de las fronteras de Israel. Su regreso va en contra del mantenimiento de Israel como Estado judío", agregó.

Al igual que en su discurso de aceptación del cargo, en marzo pasado, el premier se refirió al régimen iraní. "Irán es la mayor amenaza para Israel, para Medio Oriente y para el mundo entero. Es el encuentro entre el arma nuclear y el islam radical."

El discurso, considerado una respuesta al de Obama en Egipto, recibió duras críticas de los palestinos. Tanto los dirigentes del partido mayoritario palestino Al-Fatah, que controla la ANP, como los islamistas de Hamas rechazaron el mensaje. "Este discurso torpedea todas las iniciativas de paz en la región", afirmó Nabil Abu Rudeina, vocero del presidente palestino, Mahmoud Abbas.

En tanto, Fawzi Barhum, vocero de Hamas, grupo que controla la Franja de Gaza, desde donde ataca con cohetes el territorio israelí, consideró que "el discurso refleja la ideología racista y extremista de Netanyahu y hace caso omiso de todos los derechos del pueblo palestino".

Agencias AP, AFP, DPA, EFE y ANSA

Crítica de la Liga Arabe

* EL CAIRO (ANSA).? La primera reacción de la Liga Arabe al discurso del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, sobre las condiciones para la creación de un Estado palestino fue de fuerte rechazo. "Israel no tiene ninguna razón para pedir un Estado palestino desmilitarizado porque si se constituyera un Estado palestino independiente, se necesitarían 100 años para reunir la potencia de armamento de Israel", afirmó el subsecretario general de la Liga para las Cuestiones Palestinas, Mohammed Sobeih. "Después de todo, Israel posee armas nucleares y químicas", añadió.

Claves del discurso

* Desmilitarización : el futuro Estado palestino no podría contar con fuerzas armadas. Tampoco se le permitiría controlar su espacio aéreo ni tener vínculos con Irán y Siria.

* Reconocimiento : los palestinos deberían reconocer a Israel como el Estado nación del pueblo judío.

* Asentamientos : no se construirán nuevos asentamientos y no se expropiará tierra para expandir colonias existentes. Pero las ampliaciones dependerán del crecimiento natural de los asentamientos.

* Jerusalén : la capital de Israel, Jerusalén, permanecería unida, con libertad de culto para todas las religiones.

* Refugiados : el problema de los refugiados palestinos debería ser resuelto fuera de las fronteras del Estado de Israel.

* Negociaciones : inicio de negociaciones inmediatas con la Autoridad Nacional Palestina, sin precondiciones. Llamado a los líderes árabes a negociar la paz.

Comentá la nota