La OEA condenó la hostilidad del Gobierno de facto contra la embajada de Brasil en Honduras

La OEA emitió un documento en el cual pide que finalice el hostigamiento contra los ocupantes de la sede diplomática, donde está el depuesto Manuel Zelaya
La Organización de Estados Americanos (OEA) expresó en una declaración que "denuncia y condena fuertemente las acciones hostiles llevadas adelante por el régimen de facto contra la embajada de Brasil en Tegucigalpa y el hostigamiento de sus ocupantes con acciones que los afectan física y psicológicamente y que violan sus derechos humanos".

A su vez, el Consejo Permanente de la OEA también llamó al régimen de facto de Roberto Micheletti a "la finalización inmediata de tales acciones, el respeto de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y de los instrumentos internacionales sobre derechos humanos, así como el retiro de todas las fuerzas represivas de los alrededores de la embajada sin descuidar la debida seguridad de la misión" que allí se encuentra.

El documento de cuatro puntos exhortó además a "garantizar el derecho a la vida, la integridad y la seguridad del presidente Manuel Zelaya y de todas las personas que se encuentran en la embajada y en sus alrededores, así como asegurar la protección de su dignidad, e insta a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a hacer un seguimiento de la situación planteada".

Por último, el Consejo Permanente que preside el colombiano, Luis Hoyos, llamó "a proseguir el dialogo ya avanzado en Honduras, dentro de los términos de la propuesta del Acuerdo de San José, sin intentar abrir otros temas diferentes de aquellos contenidos en aquella propuesta".

La declaración fue elaborada a pedido de la delegación boliviana luego de que el embajador brasileño ante la OEA, Ruy Casaes, denunciara las "torturas" que padecen los funcionarios que permanecen en la embajada de Brasil en Tegucigalpa desde la llegada de Zelaya a la sede diplomática.

Comentá la nota