Condenaron a los ocho represores de La Escuelita

Salvo una sentencia de siete años, que se aplicó a Oviedo, los demás fueron condenados a penas de entre 20 y 25 años. Hubo conformidad de los querellantes. Y algunas agresiones de manifestantes, en la calle.
Una moderada conformidad de los querellantes, y la disconformidad -que llegó a las agresiones- de algunos manifestantes en el exterior del edificio, recibió la sentencia del Tribunal Oral Federal de Neuquén a ocho represores de la última dictadura por su actuación en el centro clandestino de detención y torturas “La Escuelita”.

El Tribunal anunció las condenas sin dar a conocer los fundamentos, que se difundirán después de la feria judicial, en febrero. Era una de las opciones que se barajaban, fundamentalmente para posibilitar que el año no terminara sin una sentencia.

En sintonía con los pedidos de las querellas, se aplicaron penas de 25 años de prisión para Braulio Enrique Olea, Oscar Lorenzo Reinhold, y Mario Alberto Gómez Arena.

Con 22 años se condenó a Luis Alberto Farías Berrera; 21 años de cárcel a Jorge Eduardo Molina Ezcurra y Sergio Adolfo San Martín; y 20 años recibió el médico Hilarión De la Pas Sosa.

Julio Francisco Oviedo fue condenado a 7 años de prisión, en la sentencia más discutida no bien se conoció la resolución de los jueces, pero que no pudo considerarse demasiado desde la opinión profesional ya que no se conocen los fundamentos.

Los condenados seguirán en prisión –en la situación que estaban antes del juicio- el cumplimiento de las penas, tras las instancias de apelación que seguramente sobrevendrán.

Algunos de ellos serán juzgados por otras causas pendientes.

Hubo incidentes antes y después de la sentencia. Cuando llegaron los imputados, les arrojaron huevos y pintura. Fueron protegidos por efectivos de Gendarmería. La situación, con un poco más de violencia, se repitió después de la lectura de las condenas.

Comentá la nota