Condenan por la Megacausa a ex directivos y empresarios

Ex directivos del Banco de Chubut, un escribano público y un grupo de empresarios resultaron condenados por defraudar a la entidad bancaria entre 1999 y 2001, a través de operaciones ficticias que generaron créditos que no han sido recuperados hasta la actualidad. Roberto Jones, Jorge Barcia, José Arrechea y los hermanos Héctor y Orlando Fernandes deberán afrontar más de cuatro años de prisión.
La Cámara del Crimen de Trelew, integrada por Laura Servent, Roberto Portella y Darío Arguiano, condenó el viernes a la mayoría de los imputados en la denominada Megacausa del Banco Chubut. Para el empresario José Arrechea la condena fue de 4 años y 4 meses de prisión. Y la misma pena recibieron los también empresarios Héctor y Orlando Fernandes, todos por administración fraudulenta.

El escribano Ricardo Abraham recibió dos años y medio de prisión, además de la inhabilitación por un año para ejercer su profesión. Mientras, entre los ex directivos bancarios, a Roberto Jones le correspondió la condena de 4 años y medio, lo mismo que a Jorge Barcia, ambos en calidad de coautores de administración fraudulenta. En tanto, a César Ramírez le impusieron la pena de 3 años y 6 meses, a Silvia Beros 4 años y a Luis Vila, 3 años de prisión en suspenso.

Fueron absueltos el empresario Osvaldo Clement, el particular Oscar Palavecino, al igual que el empleado bancario José Carrizo. La maratónica sesión donde se dio a conocer la sentencia se inició el jueves y demandó casi 30 horas. Así, la Cámara Primera del Crimen de Trelew halló responsables de los delitos investigados, a nueve de los doce sospechados de haber defraudado al Banco del Chubut por casi 20 millones de pesos entre los años 1999 y 2001.

HISTORICO FALLO

Con el voto dividido del Tribunal, fueron hallados culpables tres empresarios, un escribano y cinco funcionarios que ocuparon altos cargos en el Banco de Chubut.

Fue necesario que seis empleados judiciales se turnaran para leer el extenso fallo con sus correspondientes fundamentos. El equipo liderado por la abogada Alicia Jones, secretaria de la Cámara Primera del Crimen, no dejó nada librado al azar y de esa manera coronó un impecable trabajo que se prolongó por más de un año.

Iniciado el 2 de setiembre de 2008 ha sido, sin dudas, el proceso judicial más largo de la historia de los tribunales de Chubut, pero también el más controvertido y escandaloso. Quedaron al descubierto mentiras, irregularidades de magistrados y fiscales que fueron incluso denunciados públicamente.

Muchos entendidos en la materia aseguran que será una causa penal de la que se va a hablar mucho, más allá del fallo, porque en diferentes momentos de la investigación hubo cruces verbales entre integrantes de los tres poderes provinciales.

Tras la lectura del fallo, tanto los imputados como sus abogados insistieron con que además de las pruebas en su contra, se sumó en todo el proceso la presión del poder político.

LOS HECHOS

En primer término se investigó una maniobra fraudulenta que benefició a la empresa Aridos Fontana, donde se condenó como coautores al licenciado Roberto Jones, quien fuera presidente del Banco y quien reconoció saber acerca de las operaciones llevadas adelante.

Jones fue responsable de la designación de Silvia Beros en el control de la mencionada cuenta y en el mismo tenor se condenó al contador Jorge Barcia, ex vicepresidente y a cargo de la presidencia, por estar al tanto de todo lo sucedido y ejecutor de la dación en pago de 1.360 lotes.

También, dentro de los coautores, estuvieron Silvia Beros, mano derecha de Barcia a cargo del manejo de las cuentas del grupo, César Ramírez, gerente general que fue encargado de la evaluación del proyecto interurbano beneficiando a la empresa, con conocimiento de lo que se estaba ejecutando, mientras que Luis Vila, ex gerente comercial autorizó cheques en descubierto de la misma empresa.

Como partícipes necesarios quedaron involucrados José Arrechea, con una intervención esencial, al igual que los hermanos Héctor y Orlando Fernandes.

La historia de un prolongado juicio

La denominada Megacausa es un juicio iniciado contra funcionarios, empresarios y un escribano acusados de haber sido responsables de maniobras fraudulentas en perjuicio del Banco Chubut entre 1999 y 2001.

Los imputados fueron Ricardo Miguel Abraham, Osvaldo Clement, Armando Espina, Gonzalo Cordón, Matías Ibarbia, John Allem Williams, Roberto Joseph Jones, César Raúl Ramírez, Jorge Francisco Barcia, José Manuel Carrizo, Walter Aníbal Rafael y José Salvador Arrechea.

También Héctor y Orlando Fernandes, junto a Oscar Palavecino.

En la causa se investigaron cinco operatorias financieras que involucraron a las empresas Aridos Fontana, Geosur, Tecneco, Patagonian Sea Food y a un trabajador insolvente (Oscar Palavecino) y al grupo empresario integrado por los hermanos Fernandes.

Luego de conocida la sentencia uno de los abogados defensores, José Raúl Heredia, advirtió que el fallo fue "vergonzoso" y que apelará ante el Superior Tribunal de Justicia de Chubut y la Corte Suprema de la Nación en caso de ser necesario.

Comentá la nota