Condenan a Al Kassar por la ciudadanía que tramitó en Mendoza

El sirio fue sentenciado a 5 años de prisión. El caso estuvo vinculado al menemismo.
A 19 años de pisar territorio argentino y 18 de haber recibido la ciudadanía de nuestro país, un juez condenó a Monzer Al Kassar a la pena de cinco años de prisión por las irregularidades en la obtención de la documentación, delito conocido como falsedad ideológica.

En la misma sentencia se condenó a Abdón Adur como responsable de colaborar en uno de los hechos, mientras se absolvió a Jorge Ignacio Bunge, que fuera funcionario de la Dirección Nacional de Migraciones y sobre el que pesaba la sospecha de haber participado en aquella maniobra.

El fallo lleva la rúbrica del juez federal Marcelo Martínez de Giorgi, quien remplazó en el cargo a Jorge Ballesteros (magistrado que hace 4 años cerró el caso), respondiendo a lo ordenado por la Corte que, en un fallo unánime, dispuso la reapertura de la causa.

Previo a ello, este juez viajó -en junio- a EEUU, donde interrogó al sirio en una audiencia de "conocimiento" o contacto personal, requisito que contempla el viejo sistema procesal penal y por el cual se ha seguido esta causa.

"Apelaremos..."

Inmediatamente de conocida la novedad, Carlos Varela Álvarez, uno de los abogados mendocinos que continúa con la defensa del sirio, aseguró a Los Andes que "como corresponde, una vez notificado, apelaré el fallo".

Cabe recordar que Al Kassar si bien tiene residencia en Marbella, hoy está en prisión en EEUU donde cumple una condena a 30 años por vender armas a las FARC y conspirar con la guerrilla para matar a ciudadanos y soldados estadounidenses y por lavado de dinero, entre otros delitos investigados por la DEA (la agencia antidrogas).

Al Kassar nació en Yabroud, Siria (el mismo pueblo de donde son oriundos los Yoma, la familia política de Carlos Menem) en 1945 y el 13 de diciembre de 1990 llegó a la Argentina, obteniendo una cédula de extranjería.

Con ese "antecedente" y algunos certificados de residencia donde se indicaba que había vivido en un departamento de avenida Libertador, en Capital Federal, y una modesta casa de calle Severo del Castillo, en Los Corralitos (distrito de Guaymallén donde también se casó), el juez federal de Mendoza Gerardo Rodríguez le otorgó la ciudadanía argentina.

Por este hecho el magistrado fue acusado ante el Senado de la Nación (en ese tiempo no existía el Consejo de la Magistratura) y suspendido en sus funciones, pero finalmente la Cámara alta terminó absolviéndolo y fue restituido en su cargo. Un par de años después renunció.

Durante el jury y con la defensa del abogado Tomás Azpilcueta, se mencionaron algunos nombres, como el de Roberto Sastre (cuñado del ex ministro menemista Rodolfo "Chango" Díaz), a quien el juez Jorge Burad encerró en una celda de la U-32 después de que asegurara ante la prensa ser "amigo de funcionarios y jueces".

También indagó como testigos: a otro ex ministro de Carlos Menem, Julio Mera Figueroa; a la secretaria de Audiencias y cuñada del entonces presidente Menem, Amira Yoma; al capitán de navío Aurelio Zar Zar Martínez y a la modista Elsa Serrano, entre otros.

Otro juez federal, Luis Leiva, logró la comparencia ante el Tribunal de Mendoza de Raghda Habba, esposa del sirio (mientras que Varela Álvarez interpuso un recurso, ya aceptado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en donde denuncia "arbitrariedad" en el proceso civil) y del propio Al Kassar. Ambos quedaron procesados por falsedad ideológica.

Luego, todas las actuaciones pasaron a la Justicia federal de la Ciudad de Buenos Aires. Ahí un juez archivó la causa y la Corte ordenó su reapertura. Ahora, otro magistrado condenó a prisión al hombre también conocido como el "Príncipe de Marbella".

Comentá la nota